El Camino de Santiago es una de las rutas de peregrinación a nivel mundial más importante que existe. Su origen se remonta a la época medieval, concretamente al siglo VIII, cuando el ermitaño Pelayo encontró los restos del apóstol Santiago en “Campus Stellae”, hoy conocida como Santiago de Compostela.

Ya os imagináis el revuelo que causó este hallazgo en una sociedad tan religiosa como la del medievo. Gentes de toda Europa se lanzarán a peregrinar, conformando las diferentes rutas jacobeas que llegan hasta nuestros días. En este post te contamos todo acerca del Camino Francés, una de las rutas jacobeas más demandadas.

Historia del Camino Francés

La historia del Camino de Santiago Francés se remonta a la época medieval. Tiene como nexo fundacional el desarrollo del románico ligado al auge de la orden de Cluny en Francia y el avance de la Reconquista en la Península Ibérica.

La primera vía de peregrinación que existió, fue el camino Primitivo, que partía desde Oviedo y pasaba por Lugo para llegar a Santiago. Por aquel entonces el poder recaía en Oviedo, pero con el paso de los años y el avance de la Reconquista contra los árabes, el poder fue basculando progresivamente hacia el sur. León ganó peso y relevancia, y la ruta francesa se configuró como la más importante de todas.

El camino Francés sirvió como motor de desarrollo social, cultural y económico de la Península. Gracias a esta vía, llegaban a nuestro territorio los avances europeos a través de Francia. Además, el trazado de la ruta francesa ha dejado a su paso los mejores ejemplos del arte románico y gótico de nuestro país. Tal es la calidad y cantidad de su patrimonio que este itinerario fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Peregrinas llegando a un albergue

Itinerario del Camino Francés

El camino francés tiene una distancia total de 773 kilómetros. El recorrido oficial se inicia en Saint Jean Pied du Port (Francia) y concluye en la magnífica plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela.

El itinerario está conformado por un total de 31 etapas que atraviesan los territorios de Francia, Navarra, La Rioja, Castilla y León y Galicia. Destacan etapas emblemáticas como la primera, de Saint Jean Pied du Port a Roncesvalles, o Sarria Portomarín. Además de emblemáticos puntos de nuestra geografía como Pamplona, Puente la Reina, Logroño, Burgos, Atapuerca, León, O Cebreiro o Arzúa.

¿Cómo es la división en tramos más habitual?

Para conseguir la Compostela hay que realizar los últimos 100 kilómetros del trazado si se hace a pie, o los últimos 200 si es en bicicleta. Por este motivo es frecuente que los peregrinos que caminan realicen el último tramo del itinerario: de Sarria a Santiago de Compostela, que discurre íntegramente por tierras gallegas. En cuanto a los “bicigrinos”, por la misma razón, lo más frecuente es que realicen el tramo que va de León a Santiago.

Senderos por donde caminar

Tomando como referencia el camino a pie, lo más habitual es dividir el camino francés en los siguientes tramos:

Saint Jean Pied du Port o Roncesvalles – Logroño

Logroño – Burgos

Burgos – León

León – O Cebreiro

O Cebreiro – Sarria a Santiago de Compostela

Esta es una buena forma de dividir los más de 700 kilómetros que conforman la vía francesa, e ir realizando en cada escapada que podamos, uno de los tramos.

Todas las rutas del Camino de Santiago
Ver

¿Es difícil esta ruta jacobea?

Realmente el itinerario francés no es complicado. Solamente presenta dos puntos con un grado de dificultad mayor en el paso de Pirineos, en la primera etapa, y en la entrada a Galicia por O Cebreiro. Por lo demás, coser y cantar, ¡será un paseo!

¿Cuándo es la mejor época del año para hacerla?

La verdad es que la ruta francesa es la más demandada y concurrida de todos los itinerarios jacobeos. Por este motivo, el verano suele ser el momento en el que más peregrinos hay. Dependiendo de tus gustos o intereses a la hora de realizar el camino, puedes optar por el verano si quieres ir acompañada de mucha gente, o si prefieres más intimidad, las estaciones equinocciales: primavera y otoño.

Para nosotros la primavera y el otoño son las mejores épocas para realizar el Camino Francés. En primavera el paisaje es muy agradable, hay poca gente y el tiempo es bueno sin calor excesivo. Por otro lado, en otoño las temperaturas son también suaves y la vegetación está en su punto más exuberante del año.

Por último, no recomendamos realizar esta ruta en invierno por varias razones. En esta época las temperaturas son bajas y son frecuentes las heladas a lo largo de la meseta norte. Además, existen dos pasos de montaña en Pirineos y en O Cebreiro que estarán cubiertos de nieve, haciendo el paso difícil y peligroso. Para concluir, debes tener en cuenta que los servicios en esta estación son mínimos, ya que la mayoría de alojamientos escogen esta época para cerrar por vacaciones.

señal camino francés

¿Cómo son las infraestructuras y la señalización?

En cuanto a este tema, no debes preocuparte por nada. Las señalizaciones del camino francés son perfectas en todas y cada una de las etapas. Además, como es una ruta muy transitada, siempre te sentirás seguro al encontrarte con más peregrinos.

En cuanto a las infraestructuras, existe una gran oferta de alojamientos turísticos para todos los gustos. Podrás alojarte en hoteles, hostales o albergues, en función de tus gustos y presupuesto. Los puntos de avituallamiento, bares y restaurantes, son frecuentes a lo largo de todas las etapas. Nunca estarás desprovisto.

Si aún tienes dudas sobre lanzarte a vivir esta aventura, puedes consultar nuestro artículo sobre 5 razones para realizar el Camino de Santiago. ¡Ultreia [email protected]!

Todos los viajes para hacer el Camino de Santiago con tu perro
Ver