Puente de Portomarín sobre el Río Miño

Información sobre Portomarín

La encantadora localidad gallega de Portomarín, se encuentra ubicada en la provincia de Lugo. Este pequeño pueblo nacido a los pies del río Miño, conserva en su historia y origen acontecimientos verdaderamente curiosos y reseñables. Además, se trata de un lugar muy destacado del Camino Francés, que contando con apenas 1.500 habitantes, cada año es visitado por miles de peregrinos. Toma gran relevancia dentro de la ruta jacobea, por ser el final de la primera etapa del Camino Francés desde Sarria.

La antigua villa de Portomarín se desarrolló durante la época medieval, a los pies de un puente romano sobre el río Miño. El hecho más curioso relacionado con este pueblo, es que tuvo que ser trasladado de emplazamiento en el siglo XX. En el año 1962 se construyó el embalse de Belesar en el río Miño, lo cual supuso que el emplazamiento original de Portomarín quedase anegado de agua. Por este motivo se trasladaron, literalmente, las construcciones civiles y religiosas del pueblo hasta un nuevo emplazamiento. El lugar escogido para la nueva ubicación fue un poco más arriba del enclave original, en el Monte do Cristo.

Decimos que fue trasladado «literalmente», porque hubo casos, como la iglesia de San Nicolás, en los que se marcaron los sillares de piedra para poder recomponer la iglesia en la nueva ubicación con todas las piezas en su sitio. Si te fijas bien, aún es posible observar las inscripciones en las piedras de los muros de la iglesia.

A día de hoy es considerado un pueblo joven con apenas 50 años de andadura, pero que esconde un pasado repleto de historias y leyendas. Dependiendo de la época del año en la que visitemos Portomarín, o si el día está despejado podremos ver en el fondo del valle los restos del antiguo Portomarín.