Camino de los faros

8 Etapas | 195 km

¿Conoces esa sensación de querer gritar de emoción con todas tus fuerzas? ¿Cuándo fue la última vez que experimentaste una auténtica sensación de libertad?

Si te apasiona el senderismo, si te hace sentir libre y te remueve los sentidos como las mariposas a los enamorados, tienes que conocer el Camino de los Faros, una experiencia completa para los sentidos: la explosión de colores de una naturaleza virgen, el aroma y el sabor del mar batiente, la suavidad delicada de la arena y la apacible melodía de la brisa marina. Esto, y mucho más, es el Camino de los Faros.

Nuestros Viajes al Camino de los faros

Información del Camino de los faros

¿Por qué elegir el Camino de los faros?

El Camino de los Faros, bautizado en gallego como “O Camiño dos Faros”, es una ruta de senderismo salvaje que une las poblaciones de Malpica de Bergantiños y Finisterre, de Norte a Sur, en la comarca coruñesa de la “Costa da Morte” (Costa de la Muerte en castellano), teniendo dos premisas principales: que sea un sendero que discurra lo más cercano posible al mar, en este caso el Océano Atlántico, y al mismo tiempo, que pase por todos los faros existentes durante el recorrido; podríamos citar una tercera premisa, relacionada con su cercanía al mar, y es que la ruta se pueda caminar con seguridad, pues hay tramos de costa inaccesibles o muy peligrosos, que obviamente se evitan en el trazado.

Así, este Camino, y con estas premisas, da como resultado una ruta de 200 kms de senderos salvajes, con el Océano (casi) siempre a nuestra derecha, a Poniente, que acompañará al caminante con un constante pero relajante romper de olas. Pero el Camino de los Faros es mucho más que eso: mar, bosques, montañas, cabos, riachuelos, playas, dunas, lagunas, patrimonio, historias, leyendas, naufragios, puestas de sol, gastronomía, y, por supuesto, sus villas y sus gentes, así que vamos a conocer más de este sendero único que, inexplicablemente, sigue a la espera de ser homologado como Sendero de Gran Recorrido (GR).

¿Qué ver y hacer en el Camino de los Faros?

  • Casa del Pescador de Malpica
  • Faro de Punta Nariga
  • Faro de Cabo Roncudo
  • Museo de Arte Contemporánea Costa da Morte de Corme
  • Dolmen de Dombate
  • Museo del Mar de Laxe
  • Museo y Casa de Man en Camelle
  • Playa de los Cristales
  • Duna de Monte Branco
  • Cementerio de los Ingleses
  • Museo del Encaje en Camariñas
  • Punta de la Barca en Muxía
  • Faro de Cabo Touriñán
  • Faro de Cabo Finisterre

¿Dónde comenzar el Camino de los Faros?

Desde Malpica

El Camino de los Faros comienza en la villa marinera de Malpica, y tanto si lo haces entero, unos 200 km durante ocho etapas, o bien sólo las cuatro primeras etapas, unos 92 km, tu aventura empezará desde aquí.

Esta ruta no tiene parangón, y te ofrecerá el constante sonido y frescura del Océano Atlántico, así como los paisajes más salvajes en la zona más mítica de Galicia, la Costa da Morte.

Desde Arou

Comenzando en esta pequeña villa marinera te adentrarás en el corazón de la Costa da Morte, y disfrutarás caminando su agreste litoral, donde encontrarás ancestrales lugares sagrados como la Punta da Barca en Muxía y, como no, el gran colofón que es el final en el Faro de Finisterre.

Diseña tu propia ruta
El Camino de Santiago a tu medida
Diseña tu ruta
Hacer el Camino en bicicleta
Todo lo que debes saber
Más información

Etapas del Camino de los faros

Historia del Camino de los faros

El viernes 7 de diciembre de 2012, 6 senderistas y 2 perros se volvieron locos, pues se les ocurrió unir Malpica de Bergantiños con Finisterre caminando al borde del mar. Y lo consiguieron, vaya que sí. Su objetivo era unir ambas localidades, en el corazón de la “Costa da Morte”, paralelamente al Océano y con los faros como nexo. Sabían que se podía, aunque eran conscientes de que sería difícil, pero también sabían que valdría la pena. Y así, el sábado 26 de enero de 2013 llegaron al Cabo Finisterre, el antiguo Finis Terrae o Fin del Mundo conocido en la época romana, y a su mítico Faro.

Estos amigos, autodenominados “trasnos”, en referencia a esos pequeños duendes traviesos pertenecientes a la cultura mitológica gallega, con equivalentes en otras partes de España y el Mundo, consiguieron su objetivo y se propusieron otro: que este Camino exista y persista, y que lo camine mucha gente, siempre respetando al máximo la Naturaleza. En un ejercicio de generosidad y amor al terruño, decidieron darlo a conocer, pero para ello los “trasnos” necesitarían mejorar el recorrido, cosa que realizaron en un segundo viaje.

Así, a este proyecto se sumó una voluntad colaborativa, y por medio de las redes sociales fueron capaces de convocar a unos nuevos 23 trasnos para realizar la primera etapa, y tras esta experiencia, entendieron la inquietud de los primeros “trasnos” y se enamoraron de esta ruta. En siguientes ediciones grupales fueron completando el resto de etapas, siempre arropados por una cálida respuesta de nuevos “trasnos”. Nosotros queremos aportar nuestro granito de arena, y estamos deseosos de presentarte este Camino de los Faros.

Otras rutas del Camino de Santiago