Camino de Santiago del Norte

34 Etapas | 820km

Una emocionante aventura a lo largo de la Costa Cantábrica

El Camino del Norte es la segunda ruta del Camino de Santiago más larga, sólo por detrás de la Vía de la Plata. Tiene su punto de inicio en la ciudad vasca de Irún y cruza las comunidades autónomas de Euskadi, Cantabria y Asturias para adentrarse en la provincia de Lugo por la villa de Ribadeo. Una fantástica ruta que te descubrirá algunas de las playas más bonitas del norte, espectaculares acantilados, bucólicas zonas rurales y ciudades en las que saborear la mejor gastronomía del país.

Nuestros viajes del Camino de Santiago del Norte

Información

¿Por qué elegir el Camino del Norte?

Uno de los principales atractivos de esta ruta es su innegable encanto paisajístico. Un viaje que te lleva de la mano entre los imponentes paisajes de la costa del mar Cantábrico, regalándote a cada paso, estampas inolvidables de sus majestuosas playas, acantilados, montañas y zonas rurales. Un camino pensado también para disfrutar del encanto de algunas de las villas marineras más turísticas de estas comunidades.

Una ruta que con el paso de los años va ganando más adeptos y se configura como buena alternativa al Camino Francés o Portugués, mucho más masificados. Debido a la reciente popularización, en los últimos años se ha reforzado la red de albergues y alojamientos e infraestructuras disponibles en la ruta, hoy en día más que suficientes para cumplir la demanda tanto de peregrinos que hacen la ruta a pie como en bicicleta.

¿Qué ver en el Camino de Santiago del Norte?

  • Museo Guggenheim – Bilbao
  • Basílica de Begoña – Bilbao
  • Catedral de Santiago – Bilbao
  • Palacio Miramar – San Sebastián
  • Castro Urdiales
  • Colegiata de Santa Juliana – Santillana del Mar
  • Palacios modernistas de Comillas
  • Faro de Santoña
  • Santillana del Mar – Cantabria
  • Playa de Gulpiyuri – Llanes
  • Antigua muralla y torreón de Llanes
  • Casco histórico de Avilés
  • Playa de As Catedrais – Ribadeo
  • Villa de Ribadeo
  • Monasterio de Santa María, en Sobrado dos Monxes
  • Catedral de Mondoñedo, Lugo

¿Dónde empezar el Camino del Norte?

El Camino del Norte comienza oficialmente en el País Vasco, concretamente en la ciudad de Irún. Desde este punto el itinerario recorre la costa cantábrica hasta llegar a Ribadeo, desde donde se adentra en el interior de la provincia de Lugo hasta enlazar el Camino Francés en Arzúa.

Si deseas hacer el recorrido completo de la ruta del Norte, te esperan aproximadamente 820 kilómetros, divididos en 34 etapas; un viaje para el que necesitarás al menos 36 días de peregrinación.

La ciudad de Bilbao es uno de los puntos favoritos de los peregrinos para comenzar el Camino del Norte. Y no es de extrañar, ya que esta ciudad ofrece un sinfín de posibilidades a los peregrinos; desde la visita a uno de los museos más importantes de España hasta una divertida ruta “barítima” probando sus exquisitos pintxos acompañados de una botella de txakoli. Este itinerario norteño desde Bilbao cuenta con 650 kilómetros que pueden completarse en 29 etapas y aproximadamente un mes.

La capital de Cantabria es una buena alternativa para aquellos peregrinos y peregrinas que no disponen de tiempo suficiente para hacer la ruta completa. Si bien es cierto que concretamente el tramo cántabro cuenta con zonas muy turísticas y urbanizadas que restan un poco de encanto a la idea de peregrinar por parajes naturales. No obstante, puede ser una muy buena opción en verano, especialmente si buscas combinar la ruta con actividades de ocio y playa.

Desde Santander hay un total de 530 kilómetros hasta Santiago de Compostela, los cuales pueden hacerse en 24 etapas y 26 días.

La villa asturiana de Ribadesella es un lugar realmente idílico para comenzar tu Camino del Norte. Además, te animamos a disponer de algún día más y complementar la ruta haciendo el emocionante descenso del río Sella en kayak. Desde aquí, recorrerás prácticamente la totalidad del Principado de Asturias pasando por importantes villas marineras que te enamorarás por su gastronomía, cultura, historia y tradición.

Si decides comenzar la ruta del norte desde Ribadesella, te esperan un total de 385 kilómetros hasta Santiago de Compostela, que divididos en 19 etapas puedes hacer en aproximadamente 21 días.

En los últimos años Ribadeo se ha configurado como uno de los puntos de mayor afluencia para comenzar el Camino del Norte. Esto se debe a la popularidad de los tramos gallegos de las diferentes rutas jacobeas; además de contar con paisajes de innegable belleza, es perfecto para aquellos peregrinos y peregrinas que no disponen de tiempo suficiente para hacer la ruta completa.

Desde Ribadeo hasta Santiago de Compostela hay una distancia total de 190 kilómetros que pueden dividirse en 9 etapas / 10 días.

La villa lucense de Vilalba acoge los famosos últimos 120 kilómetros del Camino del Norte hasta Santiago de Compostela. Un recorrido sencillo, ideal para aquellas personas que buscan una primera toma de contacto con el Camino pero no disponen de suficientes días para hacerla completa.

Desde Vilalba, recorrerás la comarca de A Terra Chá, un entorno plenamente rural especializado en ganaderías de vacuno y leche, hasta confluir con el Camino Francés en Arzúa; a partir de aquí notarás un importante incremento en el número de peregrinos hasta llegar a Santiago de Compostela.

Podrás realizar este tramo en un total de 6 etapas para las que necesitarás 8 días.

Diseña tu propia ruta
El Camino de Santiago a tu medida
Diseña tu ruta
Hacer el Camino en bicicleta
Todo lo que debes saber
Más información

Etapas del Camino de Santiago del Norte

Historia de la Ruta del camino de Santiago del Norte

El origen del Camino de Santiago por su ruta del Norte se remonta al descubrimiento del sepulcro del Apóstol Santiago. Algunos afirman que puede ser más antiguo que el Camino Francés, ya que es lógico pensar que fuese la ruta más segura en tiempos de la invasión musulmana, al estar más alejado de las contiendas de la Reconquista. Pero sin embargo, otros historiadores coinciden en que esta ruta fue posterior y menos frecuentada debido a las dificultades orográficas.

A sus principales puertos llegaban caminantes de todo el mundo que se unían en otros puntos del Camino Francés o Primitivo. A finales del siglo XV se reaviva este camino costero y comienzan a proliferar hospitales de peregrinos y templos consagrados al Apóstol.

Al igual que todos los Caminos de Santiago, el Camino del Norte también experimentó un importante declive a partir de los siglos XV y XVI. La primera gran crisis fue consecuencia de la crisis de fe que se vivía en toda Europa y la segunda, la causó el proceso de secularización europeo iniciado tras la Revolución francesa y la pérdida de la infraestructura de alojamiento por las desamortizaciones del siglo XIX.

Durante los últimos años del siglo XX comienza a recuperarse del olvido gracias a la señalización del itinerario y la construcción de una amplia red de albergues.

Otras rutas del Camino de Santiago