La Cueva de las Güixas en el Pirineo Aragones

La cueva de las Güixas se encuentra en la zona occidental del Pirineo Aragonés, a los pies de la montaña de Collarada. Si eres peregrino del Camino de Santiago, podrás hacer una pequeña parada para visitar esta maravilla que hoy vamos a presentaros durante el tramo que une Villanua con Canfranc. Estamos hablando de una visita de una hora y quince minutos de duración, con un recorrido de escasos 800 metros. Os preguntaréis porqué hemos considerado una parada tan leve como imprescindible, el porqué de esta recomendación…

La respuesta es “la magia.”

Ver PRECIOS Camino Santiago

El peregrino y la magia

Sabemos del hecho de que todos los que realizáis el Camino de Santiago sois unos viajeros innatos y de vuestras ansias de conocer lugares nuevos, gente y por sobre todo lo demás: la historia del suelo que estáis pisando. Tenemos también conciencia de que os encantan los entornos naturales y poder compartirlos en familia. Hemos pensado, que no habrá nada como esta cueva para cumplir todas y cada una de estas expectativas que tienes sobre tu viaje. Es por eso que queremos contarte la historia de esta maravillosa cueva repleta de sueños antiguos y vidas nuevas.

Viaje al pasado

Se sabe que la cueva estaba habitada en el Neolítico por restos que se han podido encontrar en ella: Restos cerámicos y un fragmento de un molino de cereal. Aproximadamente, esta ocupación duró hasta el año 300 d. C. Y fue entonces, entre el siglo XV y el XVIII, cuando la magia vino hasta aquí para cobrar vida. Específicamente, fueron brujas las que frecuentaban la caverna para realizar sus rituales de aquelarre.

Según cuenta la leyenda, se daban desnudas “baños de luna llena.” Esto era posible gracias a la chimenea con la que cuenta la cavidad subterránea: a través de ella podían ver la luna. Dicen también, que estos baños eran el secreto de su juventud. Pero no acaba aquí: tras estas chispeantes señoritas, la cueva fue calabozo y refugio de soldados en época de guerra.

Quizás ahora comprendas mejor la razón de que esta increíble belleza natural comprenda la magnífica cantidad de 20.000 visitantes al año…

La cueva

Está formada por una disolución de roca caliza. Es decir, que esta maravilla natural empezó a configurarse gota a gota, subterráneamente. El periodo de tiempo en que se ubica su creación es durante las glaciaciones del cuaternario. ¡Pero esto no es todo! Actualmente la cueva sigue alterándose. A través de ella corre el cauce de un río que suele estar seco pero corre durante las épocas de deshielo o de fuertes lluvias. Y ya que hablamos de ellas, queremos aprovechar para recordarte que tengas en cuenta el temporal para tu visita. Es probable que no puedas caminarla si está lloviendo así que deberás preguntar antes.

Recorrido

Comenzarás en el Centro de Interpretación de la naturaleza subterránea. Durante tu visita podrás ver una cantidad impresionante de “esculturas de la naturaleza” o mejor dicho, formas calcáreas tales como las famosas estalactitas, estalagmitas, coladas o gours. Visitarás la tan famosa y renombrada chimenea junto con otra de las partes destacables de la cueva: la Sala de la Catedral, que cuenta con 16 metros de alto. Tanto la chimenea como la sala se formaron de manera completamente natural, al igual que el resto de la cueva.

 

Otro de los grandes atractivos que residen en esta cavidad es mucho más activo. Quizás hayas podido predecirlo, viajero. Se trata de murciélagos. Conviven varias especies, todas de alimentación insectívora. Algunos viven aquí sólo para criar, mientras que otros tantos residen de forma concreta a modo de refugio. Las distintas especies que verás son:

  • Murciélago de herradura: Son aquellos que se envuelven con sus alas al descansar colgados.
  • Murciélago de oreja de ratón: Sus alas están plegadas junto al cuerpo mientras reposan, sus ojos son pequeños y su hocico plano.
  • Murciélago ratonero pardo o de oreja partida: Acuden a la cueva como refugio entre los meses de Marzo y Octubre
  • Murciélago de cueva.

La preservación de estos animales es muy importante ya que son especies amenazadas. Y fue gracias a estos habitantes en peligro que la cueva se denominó como Lugar de Interés Comunitario (LIC) en la red Natura 2001.

Por último…

…pero no menos importante, queremos recordarte unos cuantos detalles muy valiosos para tu disfrute. Es imprescindible que lleves ropa de abrigo, como ya sabes en las cuevas suele hacer frío. Tenemos en cuenta que este tipo de viajes y sobre todo, este tipo de visitas se realizan en familia y queremos que cuides de los más pequeños.

 

En pos de esto, hemos de exaltar el hecho de que  este recorrido resulta a opinión de todos extremadamente didáctico. Contaréis con guías especializados que os encantarán tanto a los mayores como a los más pequeños. Es decir, ante todo, esta visita es amena. Además el precio es muy accesible y si sois peregrinos, ¡os queda de paso! El sonido del agua y los murciélagos conforman un ambiente propio de los sueños, así que viajero, ¿Te atreves a viajar?

Puntúa el Articulo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *