Quizá alguna vez nos hayamos planteado hacer el Camino de Santiago y nos hayan entrado dudas. No me refiero a dudas en cuanto a tiempo o cosas por el estilo, me refiero a dudas en cuanto a miedo. Nos puede entrar miedo porque pensemos que son muchos kilómetros, que hay que estar muy bien preparado físicamente y que en nuestro estado no conseguiremos llegar a la Catedral. En el siguiente artículo analizaremos la preparación para hacer el camino de Santiago.

Tranquilos, el Camino es asequible para todo el mundo. Tenemos que tener en cuenta varios factores como por ejemplo la ruta elegida, el tiempo del que dispongamos, la época del año o incluso el peso de nuestro equipaje. Hay una ruta para cada persona ya que gracias a su flexibilidad el Camino se puede adaptar a cada peregrino, incluyendo niños o personas con movilidad reducida.

El poder completar el Camino de Santiago o incluso cada etapa requiere estar caminando durante varias horas y realizar un esfuerzo físico aunque sea mínimo. Por eso siempre nos preguntaremos si estaremos preparados. A continuación responderemos a todas las dudas que puedan surgir en cuanto a este tema. Después de leer el post, quién sabe, quizá te animes a aventurarte convirtiéndote en un auténtico peregrino.

Todos los viajes para hacer el Camino de Santiago con tu perro
Ver

¿NECESITO ENTRENAMIENTO?

El Camino de Santiago no es una actividad que no conlleve un esfuerzo físico. Todos sabemos que esta ruta conlleva kilómetros y kilómetros de caminatas por sendas, llanos, montañas… Además hay otros factores como el tiempo o los desniveles que pueden hacer más duros algunos tramos.

No obstante, el camino puede adaptarse a cualquier tipo de perfil, puesto que son muchas las rutas que nos llevan hasta la Catedral de Santiago. Si eres una persona que no suele realizar deporte, no te preocupes, hay una ruta para ti, pero no debemos engañarnos, hacer deporte de manera habitual nos ayudará.

En cualquiera de los casos, hagas deporte o no, además de la organización de rutas, etapas, alojamientos y mochila, debemos preparar a nuestro cuerpo para curarnos en salud y disfrutar al máximo de esta experiencia.

entrenamiento para el camino

¿Cuál es la mejor preparación para hacer el camino de Santiago?

Aunque no es necesario un entrenamiento específico antes de realizar el Camino de Santiago, sí es cierto que necesitamos adecuar nuestro cuerpo a lo que nos enfrentamos. Lo adaptaremos progresivamente ya que no todo el mundo tiene los mismos hábitos deportivos y existen personas totalmente sedentarias.

Necesitamos una preparación física progresiva y moderada, para acostumbrar a nuestro cuerpo. Empezaremos a prepararnos unos meses antes de encaminarnos hacia Santiago. Lo ideal es salir a caminar al menos unos tres o cuatro días a la semana, aumentando a distancia la dificultad del terreno progresivamente para no sobrecargar nuestra maquinaria.

Aumentamos la distancia, el tiempo y caminamos por terrenos de diversas irregularidades, pero unos 30 días antes de comenzar aconsejamos añadir un complemento. La mochila es algo que será parte de nosotros durante todo el camino y que será un factor a tener en cuenta. Debemos soportar su peso y eso hará que el esfuerzo deba incrementarse. En esta preparación aconsejamos seguir caminando pero con la mochila cargada de algo de peso hasta simular el peso que llevaremos.

El calzado, es muy importante, tenemos que darle un rodaje previo. Deberemos ponernos en esa preparación las zapatillas que vayamos a llevar en el camino ya que corremos el riesgo de sufrir lesiones como ampollas si utilizamos calzado nuevo.

Puede parecer mucho tiempo de preparación pero hay que tener en cuenta que muchos días no saldremos a caminar por diferentes motivos.

¿Necesito preparación durante el Camino?

Más que una preparación, durante cada etapa lo que necesitamos es calentar motores y prevenir algunos problemas que se nos pueden presentar.

Antes de iniciar cada etapa, al levantarnos por la mañana y tras el desayuno, aconsejamos realizar unos estiramientos para que el cuerpo se vaya calentando y evitar posibles lesiones. De igual manera deberemos cuidar nuestro cuerpo durante el Camino, cuidar los pies es esencial. Es posible que nos puedan salir ampollas los primeros días por lo que debemos cuidarlos con vaselina y si tenemos ampollas deberemos extraer el líquido y mantenerlas limpias y curadas. Tras cada etapa, a su finalización lo mejor es ducharse cuando el cuerpo aún está activo, con agua no muy caliente. Nos ayudará a mantenernos bien y con la musculación más relajada.

No debemos de olvidarnos de un tema muy importante durante las etapas, la alimentación e hidratación. Es importante una buena hidratación así como el cuidado de la alimentación durante el camino, lleve siempre alguna fruta y algunos frutos secos, nos aportarán energía y no nos encontraremos pesados.

Por último, aconsejamos que los primeros días no camine muy rápido ni haga esfuerzos innecesarios, esto podría hacer del camino un verdadero infierno.

No todo es preparación física…

Al igual que la preparación física, la mental y anímica es fundamental, es muy importante que conozcamos nuestras limitaciones ya que no queremos que este bonito viaje se convierta en un mal recuerdo.

Para una buena preparación mental y anímica deberemos y es algo fundamental y muy importante planificar las etapas, el qué veremos e incluso el donde comer. Es como preparar un guion que nos motive. No debemos obsesionarnos con cubrir etapas ni llegar en un tiempo fijado. Las paradas nos harán bien, tanto para descansar físicamente como mentalmente. No te preocupes por ir solos en tramos de cada etapa, no te exijas más de lo que puedes, no debemos ser demasiado exigentes, cada uno sabe su límite.

Tómate el camino como una bonita experiencia, no como un recorrido obligatorio.

No tengas miedo, hay un Camino para cada peregrino, nosotros te ayudamos a encontrar el tuyo.

Diseña el Camino a tu medida
Comenzar