La cueva de las Güixas se encuentra en la zona occidental del Pirineo Aragonés, a los pies de la montaña de Collarada. Si eres peregrino del Camino de Santiago, podrás hacer una pequeña parada para visitar esta maravilla que hoy vamos a presentaros durante el tramo que une Villanua con Canfranc. Estamos hablando de una visita de una hora y quince minutos de duración, con un recorrido de escasos 800 metros. Os preguntaréis porqué hemos considerado una parada tan leve como imprescindible, el porqué de esta recomendación…

La respuesta es “la magia.”

El peregrino y la magia

Sabemos del hecho de que todos los que realizáis el Camino de Santiago sois unos viajeros innatos y de vuestras ansias de conocer lugares nuevos, gente y por sobre todo lo demás: la historia del suelo que estáis pisando. Tenemos también conciencia de que os encantan los entornos naturales y poder compartirlos en familia. Hemos pensado, que no habrá nada como esta cueva para cumplir todas y cada una de estas expectativas que tienes sobre tu viaje. Es por eso que queremos contarte la historia de esta maravillosa cueva repleta de sueños antiguos y vidas nuevas. La cueva de las Güixas

Camino de Santiago

Viaje al pasado

Se sabe que la cueva estaba habitada en el Neolítico por restos que se han podido encontrar en ella: Restos cerámicos y un fragmento de un molino de cereal. Aproximadamente, esta ocupación duró hasta el año 300 d. C. Y fue entonces, entre el siglo XV y el XVIII, cuando la magia vino hasta aquí para cobrar vida. Específicamente, fueron brujas las que frecuentaban la caverna para realizar sus rituales de aquelarre.

Interior Cueva de las Guixas

Según cuenta la leyenda, se dab