Bicicleta ideal para hacer el Camino de Santiago

El Camino de Santiago es un recorrido apasionante que, tradicionalmente, se ha realizado más andando que en bicicleta. Esto obedece no solo a razones históricas, como, por ejemplo, que la bici no ha existido hasta hace muy poco en la historia, sino que, además, obedece a otras razones.

Razones que, en principio, parecen ser muy lógicas. Por ejemplo, si bien es cierto que la mayoría de la población sabe montar en bici, no todo el mundo está preparado para realizar sendas de montaña con la mountain bike. De hecho, en caso de que vayas en bici y no seas un experto el riesgo de sufrir una lesión es mayor al riesgo que se sufre caminando.

Ver PRECIOS Camino Santiago

Pero, si se te da bien la bicicleta y estás dispuesto a asumir este riesgo (que todo sea dicho, tampoco es tan alto) tienes que hacerte con una buena bicicleta, ya que estamos hablando de un recorrido largo, muy peculiar y en el que la fiabilidad lo es todo, ya que no querrás que tu bici te deje tirado en medio de una etapa.

 

 

Los mejores consejos a la hora de elegir una bicicleta.

En primer lugar, conviene señalar que la bicicleta que debemos elegir debe ser de montaña. Esto es algo bastante obvio, pero en lo que no cae mucha gente pues en algunas etapas el recorrido se puede hacer perfectamente por la carretera.

No obstante, el Camino no es el Tour de Francia y hacerlo por la carretera implica no disfrutar al máximo de una experiencia con un fuerte componente paisajístico, además de ser una de las mayores expresiones en lo que se refiere a comunión con la naturaleza.

Señalar también que la carretera es un lugar peligroso para aquel que nunca ha estado en ella encima de una bicicleta, por lo que este recorrido no es el mejor momento para hacer una toma de contacto tan hardcore.

Que la bici se amolde a ti

Uno de los mayores pecados capitales que hemos visto en el mundo del ciclismo es pretender que el dinero venza a la comodidad. No vamos a negar que, como norma general, cuanto más cara sea tu bici más buena será. Negar esto sería, directamente, querer engañar a nuestros lectores. Pero sí es cierto que el dinero no puede vencer a la comodidad de nuestra bici. Nuestra bici es nuestra bici, es ese lugar en el que nos sentimos cómodos y seguros, porque sabemos que con ella en nuestras manos podremos reaccionar mejor a los imprevistos. Por ello, no es buena idea estrenar bici en el Camino. De hacerlo, lo recomendable es una o un par de semanas de aclimatación a la bici para no tener que pasar este periodo en las etapas de la peregrinación.

Este consejo no se aplica solo a los ciclistas sino que también se aplica a los caminantes pues también es un suicidio estrenar zapatillas justo antes de empezar la marcha. Seguro que te interesará: ¿Qué calzado usar para hacer el camino de Santiago?

Que la bicicleta cuente con suspensión delantera

Si bien es cierto que la bicicleta por excelencia es la de doble suspensión poco tiene de excelente su precio. Suelen ser bicis bastante caras. Además, una tendencia general en el mundo del ciclista peregrino es no maltratar tu mejor bici en el Camino.

No te vamos a engañar este recorrido no es para nada fácil en bici y esto se debe principalmente al desgaste al que se va a ver sometido tu vehículo. Por ello, mucha gente guarda su bici favorita en casa.

La suspensión delantera hará que tengas una experiencia cómoda sin tener que pagar mucho dinero. Además, este tipo de bici permite encontrar muchos tipos de alforjas para ellas.

A diferencia de lo que sugieren otros expertos del recorrido jacobeo nosotros no recomendamos hacer experimentos raros en la travesía. No compres, por ejemplo, un tipo de bici que no hayas manejado nunca por mucho que te lo recomienden.

 

La transmisión

La transmisión va a ser lo que diferencia un buen camino de un camino excelente. Por norma general, esta pieza es lo que permite dar el salto de calidad que te acabamos de comentar. Eso sí, debemos actualizarnos a las exigencias del mundo del mountain bike de hoy en día. Por ejemplo, debemos descartar los tan famosos cambios de rodillo. Estos cambios, no hay que negarlo, fueron en su día tremendamente populares.

Hoy en día no es tan del todo mal para iniciar a los niños, pero no para un adulto (en nuestra opinión). Los cambios que se hacen con el dedo son más rápidos y más precisos. Al ser más rápidos son más seguros, pues podremos estar más pendientes de los posibles obstáculos de la carretera.

Las ruedas

Respecto a las ruedas, como es evidente, importa más en este tipo de recorridos estar bien surtido de recambios y de kits de reparación que las propias ruedas en sí. Mentalízate de que si el recorrido es largo vas a pinchar. De esta forma harás menos el cabra y, en segundo lugar, no te dará tanta rabia tener que cambiarlas.

Por ello, y para que la reparación no se eternice, apuesta siempre por el cierre rápido. Recuerda, además, proteger tus ruedas todo lo posible mediante una conducción segura.

 

Los frenos

Respecto del eterno debate de los frenos, lo mejor, sin duda, es conocer primero el recorrido que vamos a realizar y, sobre todo, la estación del año que vamos a elegir. Por norma general, solo notaremos las ventajas de los frenos de disco en tramos en los que haya barro o agua, por lo que estos frenos son ideales para la época de lluvias y para el invierno. En verano es mejor elegir los frenos de zapata.

En conclusión

Como te hemos contado en el resto del artículo hay muchas similitudes entre el calzado que se lleva en el Camino y la bicicleta. Esto se debe a que no hay nunca que llevar cosas nuevas a las que no nos hayamos adaptado previamente. La comodidad es fundamental, ya que no solo repercute en lo cómodo que te sientas, sino que mejora la seguridad y nuestro margen de reacción ante posibles accidentes.

Recuerda que no es momento para hacer experimentos sino para disfrutar, pasarlo bien y, sobre todo, para no tener accidentes a lo tonto.

Seguro que también te interesará:

¿Cuál es la mejor época para hacer el camino de Santiago?

¿Qué camino de Santiago elegir?

¿Qué llevar al camino de Santiago?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *