Hacer cualquiera de las rutas jacobeas en bicicleta es realmente un planazo para las vacaciones o días libres, y más aún si eres aficionado o aficionada a darle al pedal. Una de las ventajas de hacer el Camino de Santiago en este medio es que puedes recorrer un mayor número de kilómetros en menos tiempo, pudiendo completar la mayor parte de las rutas en una o dos semanas. Te contamos algunos consejos para principiantes que necesitarás si quieres hacer el Camino de Santiago en bici.

Muchas personas se empeñan en hacer el Camino en bicicleta sin tener la suficiente técnica o experiencia en bicicleta de montaña. Lo cierto es que este viaje nada tiene que ver con una salida puntual de fin de semana. Ten en cuenta de que durante al menos una semana, pedalearás una cantidad considerable de kilómetros a través de pistas forestales, caminos y senderos muchas veces en mal estado, con subidas y bajadas pronunciadas que te pondrán a prueba más de una vez. A esto hay que sumarle el cansancio acumulado a medida que pasan los días, sin olvidar el añadido del peso de tu equipaje en las alforjas. Si es tu primera vez como bicigrino, nuestra recomendación es que valores tu condición física y tu experiencia como ciclista antes de lanzarte a la aventura.

Una vez lo tengas claro, te adelantamos una serie de consejos que te facilitarán mucho las cosas a la hora de hacer el Camino de Santiago en bici.

Elige y estudia la ruta del Camino de Santiago que vas a recorrer

Elige bien la ruta del Camino de Santiago que vas a hacer. Esta experiencia puede ser todo lo exigente que desees. Puedes recorrer 800 kilómetros en diez días, con etapas de entre 80 y 100 kilómetros, o hacerlo en un mes con etapas de 20 km.

Todas las rutas del Camino de Santiago
Ver

Pero la dificultad no reside únicamente en la longitud de las etapas, sino que también depende de la orografía del terreno. No es lo mismo recorrer las extensas llanuras castellanas por las que discurre el Camino Francés que los macizos del interior de Asturias que encontrarás en el Camino Primitivo.

Por este motivo, nunca debes marcarte un objetivo lineal de “equis” kilómetros al día, ya que cada perfil de etapa varía considerablemente. Traduce siempre las distancias a horas y no te obsesiones con los kilómetros. Lo ideal son 6 horas de pedaleo al día. Ten en cuenta que no se trata de una salida puntual, si no que al día siguiente tendrás que volver a montar, y al siguiente, y al siguiente… por lo que el cansancio físico se acumula y es importante administrar fuerzas para aguantar el ritmo durante todo el viaje.

Equípate bien

Presta atención a la meteorología y prepara tu equipo en consecuencia. Deberás tener en cuenta que pasarás muchas horas encima de la bicicleta por lo que es fundamental que el culote que vistas tenga buenas protecciones. No te olvides de un buen casco, calzado adecuado, gafas de sol, protector solar y sobre todo un buen kit de recambios y herramientas.

Si lo necesitas, aquí tienes un listado del equipaje imprescindible para hacer el Camino de Santiago en bicicleta.

Equpamiento principiantes camino de santiago en bici

No lleves demasiado equipaje

Ir bien equipado no significa llevar cargadas las alforjas hasta los topes. Elige cuidadosamente todo lo que necesitas y evita en tu equipaje objetos innecesarios. Ir excedido o excedida de peso se notará con cada pedaleada, afectando notablemente en tu resistencia y en tu ánimo. Más de un peregrino se ha visto obligado a abandonar sus pertenencias a mitad de camino para aligerar peso.

Una buena opción para disfrutar aún más del Camino, es contratar el servicio de transporte de equipaje y olvidarte de cargar con el peso. Cada mañana podrás dejar tu mochila o maleta en la recepción del alojamiento y un vehículo se encargará de trasladarla al final de tu etapa, de forma que cuando llegues tu maleta ya te estará esperando. Recuerda que este servicio está incluido en todos nuestros viajes con bicicleta.

Equipaje principiantes camino santiago en bicicleta

Prioridad en los albergues

Si tienes pensado hacer el Camino de Santiago en bicicleta y pernoctar en los albergues públicos, deberás saber que las camas se asignan por estricto orden de llegada al establecimiento. En primer lugar tienen prioridad los peregrinos y peregrinas con limitaciones físicas, luego los que hacen el camino a pie, a continuación los que hacen el camino a caballo y finalmente los bicigrinos.

Esto no significa que te vayas a quedar sin alojamiento, pero sí debes tener en cuenta este aspecto a la hora de planificar tu viaje, especialmente en temporada alta cuando los albergues llegan al cien por cien de ocupación.

Haz una puesta a punto de tu bicicleta antes de empezar el viaje

Es muy importante que antes de comenzar el viaje veas el estado en el que se encuentra tu bici, especialmente si llevas tiempo sin sacarla del garaje. Con ajustar los frenos, las ruedas y la transmisión debería ser más que suficiente para hacer una puesta a punto mínima. Puedes llevarla a un taller o pedirle a cualquier amigo o amiga que te ayude, de esta forma te evitarás muchos quebraderos de cabeza y podrás disfrutar al máximo de la experiencia.

Aprende algo de mecánica de la bicicleta

A la hora de hacer el Camino de Santiago en bicicleta es fundamental que sepas algo de mecánica. Si bien es cierto que en rutas populares como el Camino Francés, el Camino Portugués o el Camino del Norte encontrarás numerosas tiendas y talleres especializados en bici; pero puede que tengas cualquier avería en medio del campo y no saber cómo solucionarla te acabe fastidiando el viaje.

Antes de lanzarte a la aventura, te recomendamos aprender al menos estas cuatro cosas:

  • Reparar un pinchazo
  • Ajuste de frenos
  • Ajuste de cambios
  • Lubricado de cadena

mecanica principiantes camino de santiago en bicicleta

Disfruta de la experiencia

Aunque puede parecer obvio, lo cierto es que muchas veces se nos olvida que el Camino de Santiago no es una carrera por ver quién llega antes al final de la etapa. Como sabrás, en bici no percibes las mismas cosas que cuando vas caminando, ya que pasas a mayor velocidad que un peregrino que va a pie. Anota los lugares interesantes de cada etapa, visita monumentos, párate a contemplar un paisaje o disfruta de una relajada conversación con las personas que tienes alrededor, siempre suceden cosas maravillosas.

Solicita tu presupuesto para el Camino de Santiago
Contactar