Hacer el Camino de Santiago en bicicleta es una experiencia que todo amante del ciclismo debería experimentar.  Y es que hoy en día la ruta jacobea se ha adaptado muy bien a este medio, ofreciendo todo tipo de facilidades y servicios para los ciclistas. Si ya eres experto en las dos ruedas, seguro que no tendrás dudas a la hora de elegir la bicicleta ideal para hacer el Camino de Santiago. Pero si estás empezando o eres aficionado, estamos seguros de que este artículo te ayudará a elegir la mejor compañera de viaje.

Lo que debes saber antes de comprar una bicicleta para hacer el Camino de Santiago

Si estás pensando en comprar una bicicleta para hacer el Camino de Santiago, te aconsejamos pensarlo bien y valorar diferentes opciones antes de lanzarte. Muchas veces adquirimos cosas para un evento concreto, sin saber verdaderamente el uso que les vamos a dar después. Una bici es una inversión muy importante de dinero como para que termine aparcada en un rincón del garaje.

Si no dispones de bici y eres novato en el ciclismo, te adelantamos que existen infinitas empresas de alquiler de bicicletas específicas para el Camino de Santiago.  Es una opción muy cómoda, te asesoran recomendándote la bici que más se adapte a tus necesidades, se encargan del transporte al punto de inicio de tu camino así como de proporcionarte todo el equipamiento necesario para que no tengas que preocuparte de nada.

Por otra parte, si ya dispones de una bicicleta, sea la que sea, deberás valorar si es adecuada para el viaje. Nunca recomendamos estrenar bicicleta, ya que tu experiencia como bicigrino puede ser nefasta. Deberás practicar en las mismas condiciones en las que vas a recorrer el Camino. Por ejemplo, si llevas alforjas ten en cuenta que llevarás un peso extra. También deberás acostumbrarte a reaccionar diferente, frenar antes de las bajadas, tener cuidado en las curvas, apretar en las subidas y maniobrar con más pericia en momentos complicados.

¿Bicicleta de carretera, bicicleta de montaña o e-bike?

Bicicletas de montaña

Empecemos por el principio. Si quieres vivir la experiencia al máximo, recomendamos ir siempre por el trazado original de la ruta. Es cierto que hay tramos que os resultará imposible realizarlos en bici, obligándoos a tomar desvíos por carretera. Pero mayor parte del tiempo circularéis por pistas forestales y caminos de tierra, perfectos para una bici de montaña.

Las bicicletas de trail, también conocidas como all mountain, no están pensadas para una tipología concreta de terreno, si no que sirven para hacer un poco de todo, pistas forestales, caminos de tierra, tramos pedregosos, sendas de monte etc. Precisamente por esta versatilidad son perfectas para hacer el Camino de Santiago.

Este tipo  de bicicletas normalmente tienen doble suspensión con un recorrido de 100 a 130 mm o incluso 150 mm, dependiendo del fabricante. Las subidas con esta bicicleta pueden constar un poquito, pero podrás subir igualmente sin problemas y hacer trayectos largos. Además no son bicicletas tan limitadas como puede ser el caso de las de enduro y en cambio te permitirán hacer bajadas más rápido un con más eficacia.