información

Lo primero que te tenemos que contar es que en esta etapa llega una prueba de fuego: la resistencia física. Esta etapa es la más larga de las ocho, y es que desde Camariñas a Muxía hay casi 33 kilómetros, aunque no es la más complicada en cuanto a relieve, que en realidad es bastante llano.

Además, como sucede en el final de la etapa 2 e inicio de la etapa 3, ésta se interna en la Ría de Camariñas hasta su inicio, en el estuario del Río Grande de A Ponte do Porto, doblando de nuevo en dirección Oeste hacia el Océano, donde nos espera Muxía con su Santuario de la Virgen de la Barca, sus piedras sagradas y, por supuesto, el Faro de Muxía.

mapa

Dejamos atrás Camariñas siguiendo la carretera AC-432, que abandonaremos para bajar a la Playa Area da Vila en dirección a la costa de Muxía. Aquí hay que ser muy observador para continuar el camino, que parece no tener continuación, pero en el extremo opuesto de la playa encontraremos un sendero de gran pero breve pendiente, con una cuerda que nos ayudará a subirlo. Continuamos por la Playa de Lingunde para acceder a un bello sendero boscoso que recorre lateralmente la Ensenada de la Basa.

Al final de ésta, un pequeño tramo de la carretera anterior nos lleva a un restaurante.

Seguimos caminando por el lado opuesto de la ensenada y accedemos a la “Playa de Areiña Branca”, seguida por la “Playa Rego dos Coirós”, donde encontraremos un merendero con fuente y ducha. Le sigue la Playa de Ariño. El sendero nos llevará de nuevo a la carretera y encontraremos otro restaurante. Continuamos por una pista rural asfaltada paralela a la carretera, que volveremos a retomar llegando a la Villa de A Ponte do Porto, cuyo puente sobre el Río Grande atravesaremos.

En esta villa encontraremos distintos servicios. Seguimos por el paseo fluvial que nos llevará al Puerto de Cereixo, pequeña villa con hermosas construcciones tradicionales de granito, como las magníficas Torres de Cereixo, los molinos de mareas y la Iglesia de Santiago de Cereixo.

Iglesia de santiago de Cereixo

Proseguimos y comprobamos que la ría comienza a abrirse en la “Playa de Area Grande”, seguida de la Playa Barreira, el Faro de Lago y su hermosa Playa de Lago, donde encontraremos bares y camping. Continuamos por la bucólica aldea de Merexo, donde encontraremos otro bar y conectaremos con los peregrinos que vienen de Santiago de Compostela dirección Muxía, por el Camino de Santiago a Muxía y Finisterre (los volveremos a encontrar en las siguientes dos etapas).

Llegamos a la aldea de “Os Muíños”, con algún bar, y nos desviamos de la ruta jacobea siguiendo la ruta farera y pasando por la Playa de “Os Muíños”. Accedemos a la aldea de Chorente, donde coincidimos de nuevo con los peregrinos a Muxía, con quienes llegaremos a través de las playas de Espiñeirido y la curiosa Playa de la Cruz, que sólo existe con marea baja o media.

Estamos a las puertas de Muxía, nuestro fin de etapa.

Caminaremos su paseo marítimo, pasando por su puerto. Subimos a la Iglesia de Santa María para acceder al Mirador de Monte Corpiño, con espectaculares vistas de Muxía. Llegamos así a la Punta de la Barca, con su Santuario de la Virgen de la Barca, sus piedras sagradas, el Faro de Muxía, el Monumento La Herida (recuerdo del naufragio del petrolero Pre