¿Qué Camino de Santiago elegir?

Vamos a elegir el camino

“Quiero hacer el camino de Santiago, pero no se qué ruta elegir”. Seguro que los peregrinos veteranos reconocen esta cuestión. Y es que si, esta es una de las dudas más frecuentes que suelen tener todos aquellos que se deciden a hacer el camino de Santiago.

La verdad, es que es una cuestión complicada, ¡porque todos los caminos son preciosos! Todas las rutas que llegan a Santiago tienen su encanto, por lo que a la hora de elegir un camino deberemos tener en cuenta más factores que la belleza de la ruta.

Si estás pensando en realizar el camino pero aún no tienes claro qué camino elegir, este artículo es para ti. En las siguientes líneas te explicamos todo lo que debes tener en cuenta a la hora de elegir Camino.

¿Cuáles son las rutas del Camino de Santiago?

¿Os suena la expresión: “todos los caminos llevan a Roma”? ¡Pues parecido con Santiago de Compostela! Ya que existen una amplia variedad de caminos por los que llegar a Santiago.

Camino Francés

Es la ruta más reconocida y transitada. Consecuentemente es uno de los itinerarios que cuenta con más servicios y alojamientos. Es un camino absolutamente lleno de contrastes, ya que comienza en Francia, cruza el Pirineo hacia Navarra y recorre toda la Península Ibérica en horizontal hasta Santiago. En su recorrido completo, acumula 33 etapas.

Camino Portugués

Otra ruta bastante transitada y de contrastes. Y no es para menos, ya que la ruta del Camino portugués te permite caminar sendos tramos en dos países diferentes, aprendiendo y disfrutando a cada paso de las diferentes culturas. Consta de un itinerario por interior y otro por la costa, de dificultad generalmente reducida.

Camino del Norte

Esta es sin duda, una de las rutas estrella para los amantes de la costa. Es una ruta larga, ya que comienza en Irún y discurre pegada a la costa cantábrica hasta llegar a Galicia. Es una ruta de increíbles paisajes verdes, en la que irás acompañado de la Cordillera Cantábrica y del mar.

Camino Inglés

Es de los caminos más cortos. Comienza en Ferrol o en A Coruña y atraviesa la provicia de A Coruña en dirección sur hasta llegar a Santiago. Su parte terrestre es corta, pero ten en cuenta que como su nombre indica, los peregrinos que dieron vida a esta ruta comenzaban su aventura embarcándose hasta la costa gallega.

Camino Primitivo

La ruta más antigua de peregrinación a Santiago. En este itinerario con solera, seguirás los pasos de el rey Alfonso II “El Casto”, que decidió peregrinar a Santiago de Compostela desde Oviedo en el año 813, al enterarse de la noticia del descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago.

Las señales del Camino de Santiago

Camino de Invierno

Cuentan las historietas, que este camino fue inventado como alternativa para llegar a Santiago cuando la nieve no permitía cruzar por O Cebreiro. Arranca en Ponferrada y es el único itinerario que pasa por las cuatro provincias gallegas.

Vía de la Plata

La ruta más larga. Un camino que recorre España desde Sevilla hasta Santiago de Compostela, ofreciendo a cada paso, paisajes tan bonitos como dispares.

Camino a Fisterra y Muxía

El Camino al “fin del mundo” es el epílogo del Camino de Santiago. Es un camino muy simbólico y emotivo, por ser el “fin” de los caminos. Sin duda, debes haber caminado antes hasta Santiago de Compostela para hacer este camino y vivirlo de forma mágica.

¿Qué debo tener en cuenta para elegir un camino?

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta es la preparación física con la que cuentes. ¡No porque haya rutas inasumibles! Sino precisamente, para que no te marques objetivos demasiado duros. Hay rutas muy largas, por lo que es preferible ir realizando pequeños fragmentos de 5 o 6 jornadas de caminata. En este aspecto es importante también escoger en función del tiempo que tengas disponible. Si tienes muchos días, podrás asumir más cantidad de etapas que si tienes pocos.

Otra cuestión importante es la edad, tanto la tuya como la de tus acompañantes, si los hubiera. En lo que a ti se refiere, enlaza con la primera recomendación: tu preparación. Piensa que hacer el camino de Santiago es una experiencia para disfrutar y no para sufrir, por lo que no debes marcarte objetivos duros. En caso de ir acompañado de los más peques de la casa, te recomendamos que escojas un itinerario con un recorrido suave y sencillo, y buena cantidad de servicios (por ejemplo: Camino Francés, Portugués o Inglés). Si vas acompañado de tu mascota, piensa también en no realizar un camino muy duro o con muchas etapas.

Es fundamental pensar también en qué época del año vas a realizarlo. Por ejemplo, el Camino Francés en su tramo de paso por Pirineos y en la entrada a Galicia, puede ser impracticable en invierno. Por el contrario, el Camino Portugués no presenta problemas debido a las condiciones atmosféricas. Eso si, una cosa importante a destacar, es que en invierno siempre tendrás menos cantidad de servicios disponibles, por lo que es recomendable cualquier otra estación.

Otra de las cosas imprescindibles que debes pensar antes de elegir camino es ¿cómo vas a realizar el camino? Dependiendo de si caminas o vas en bici, podrás realizar más o menos kilómetros al día, por lo que podrás valorar caminos de rutas más largas.

Recorriendo el camino juntos

¿Cuál es el recorrido más auténtico?

Los recorridos más auténticos históricamente son el Camino Primitivo, el Francés, el Portugués y el Inglés. Con especial mención a los dos primeros y al Francés en concreto. Gracias al Camino Francés, España cuenta hoy en día con un patrimonio histórico-artístico muy importante.

Nuestra recomendación es que si nunca has hecho el Camino antes, optes por alguna de las vías con más servicios y con un trayecto sencillo (Camino Francés o Portugués). Además son coincidentes con unos de los itinerarios más históricos y auténticos. También son una buena opción, itinerarios cortos y sencillos (aunque no dispongan de tantos servicios) como el Camino Inglés o algunos tramos del Camino del Norte. Si por el contrario eres ya un peregrino veterano o aficionado al senderismo, puedes decantarte por trayectos un poco más duros o largos, como los primeros tramos del Francés o la Vía de la plata, y el Camino Primitivo.

Y lo más importante…

Nosotros podemos recomendarte y asesorate, pero lo más importante que debes tener en cuenta es tu gusto personal. “Y a ti, ¿Cuál te apetece más, cuál es el que más ganas tienes de hacer?”

Si ya te has enfrentado a la decisión de qué camino elegir, te invitamos a compartir tu experiencia en un comentario. ¡Tu reflexión puede ser muy valiosa para otros futuros peregrinos!