Puede que pensemos que el bastón para caminar sea una herramienta innecesaria para hacer el Camino de Santiago, pero lo cierto es que nos puede facilitar mucho el recorrido por las diferentes etapas. En el siguiente artículo encontrarás información sobre todo lo que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir el bastón para hacer el camino:

Ventajas a la hora de utilizar bastón:


Servirá como punto de apoyo, por lo que el peso no recaerá solo sobre nuestras piernas, si no sobre todo el cuerpo, lo que reducirá notablemente la fatiga después de una caminata de 25 o 30 kilómetros.
– Caminaremos sobre diferentes terrenos llenos de tierra, piedras o grava, el bastón nos ayudará a fijarnos al suelo y mantener el equilibrio.
– El bastón nos hará mucho más fácil enfrentarnos a subidas y bajadas pronunciadas.
– El hecho de usar bastón puede aumentar el consumo de calorías hasta en un 45%.

Consulta todos nuestros viajes
Ver

Cómo utilizar el bastón correctamente:

Si nos disponemos a realizar el camino con un solo bastón, se recomienda alternarlo de mano para así repartir el esfuerzo entre ambos brazos y evitar sobrecargarlos.

El agarre del bastón dependerá del terreno en el que estemos caminando:
Terreno llano: el punto de agarre del bastón estará a la altura del codo.
Terrenos descendentes: sujetaremos nuestro bastón desde la parte más alta, lo iremos clavando en el suelo y descargaremos el peso sobre los brazos. Debemos tener cuidado de fijar nuestro bastón bien al terreno para evitar que se deslice y evitar una posible caída.
Terrenos ascendentes: en este caso tomaremos el bastón desde más abajo, hundirlo en el terreno y efectuar pequeños impulsos hacia arriba nos ayudará a superar estos difíciles tramos.
También te interesará: ¿Cuál es el mejor calzado para hacer el camino de Santiago?

¿Qué tipos de bastones existen y cuáles son sus características?

Bastón de senderismo.

Lo podemos encontrar en cualquier establecimiento o tienda dedicada al deporte. Suelen estar fabricados en materiales como acero inoxidable o aluminio lo que los hace mucho más ligeros. Por lo general, estos bastones deben llegar a la altura del codo del peregrino y cuenta con un mango blando cómodo que se adaptará a la palma de nuestra mano. Un punto importante a tener en cuenta es que estos bastones se pueden plegar, por lo que podremos llevarlo en nuestra mochila, o nuestro equipaje en caso de que estemos viajando en avión.

Bordón.

Sse trata de un bastón mucho más contundente que el anterior, hecho de madera suele superar generalmente en 30 cm la estatura del peregrino. Este tipo de bastón suele tener un significado mucho más religioso,  incluso espiritual. Hay que decir que su tamaño y el hecho de no poder plegarlo complica bastante más su transporte cuando no lo estemos utilizando.

¿Qué precio suelen tener estos bastones?

Los bastones extensibles hechos de acero inoxidable pueden suponer una inversión de no más de 10 euros en algunas tiendas. Si es cierto que los fabricados en  aluminio o fibra de carbono pueden alcanzar perfectamente los 50, por tratarse de materiales muy  ligeros. Un bordón sería una opción más económica, puede ser adquirido por unos 6 euros, pero debemos seguir teniendo en cuenta sus características y alguna desventaja citada anteriormente.

En definitiva, ambos bastones nos facilitarán la llegada a Santiago. Habiendo analizado las características de cada uno llegamos a una conclusión. Si tenemos que realizar un viaje en avión para llegar al lugar de comienzo del camino, lo más acertado será decantarnos por el bastón plegable ya que el de madera habría que facturarlo, pudiendo incluso llegar a perderse.
Si decidimos usar otro tipo de transporte como puede ser el o  el autobús o el coche, no habrá ningún problema en optar por el bordón ya que no tendremos que pagar por su transporte, lo tendremos a la vista y perderlo será prácticamente imposible.
¿Te ha gustado este artículo? ¡No olvides compartirlo en la sección de comentarios!

Solicita tu presupuesto para el Camino de Santiago
Contactar