Existen muchas formas de realizar el Camino: en grupo organizado, con [email protected], en pareja, en familia, solo… Muchos os preguntáis a menudo: ¿Es una buena idea hacer el Camino solo? La verdad es que en realidad… ¡solamente hay que atreverse!

Algo que debes tener en cuenta es que en el Camino, todos necesitamos momentos de soledad y de compañía. Estamos seguros de que lograrás encontrar ese equilibrio tanto si realizas el Camino solo como en grupo. Y es que aunque tomes la iniciativa de empezar el Camino solo, una de las cosas de la magia del Camino es que siempre encontrarás alguien con quién caminar.

En las siguientes líneas te contamos las ventajas de caminar solo. Si de verdad quieres hacerlo pero te da miedo, o si simplemente no encuentras compinche, atréteve a tomar el control y dar el primer paso. ¡Te aseguramos que no te arrepentirás!

El peregrino “en singular”

Emprender la aventura del Camino de Santiago solo, es sin duda una muy buena decisión. Es una experiencia que hará que salgas [email protected] personalmente, tanto si eres una persona extrovertida como si no. Tomar decisiones como esta por ti mismo, es un ejercicio terapéutico que contribuye a ayudarte a tomar el control de tu vida. En otras palabras: verdaderamente es un auténtico chute de autoestima.

A parte del hecho de tomar decisiones por ti mismo, está todo el trabajo de superación física y mental que experimentarás en el Camino. A nivel mental y emocional, caminar solo supone un ejercicio de reflexión y autodescubrimiento muy positivo.

Te aseguramos que después de esto, ¡vas a querer comerte el mundo!

Todas las rutas del Camino de Santiago
Ver