Cada peregrino tiene un motivo principal para lanzarse a realizar el Camino de Santiago, una voluntad personal que le lleva a peregrinar a Santiago de Compostela. La mayoría, como recuerdo y garantía de haber cumplido, desean llevarse a casa el certificado que acredita haber cumplido la peregrinación. Éste, como sabrás, se llama Compostela, pero no es el único de los documentos que existen en las distintas rutas peregrinas. En este artículo vamos a conocer los principales certificados peregrinos que existen en las rutas jacobeas de España.

La certificación de la peregrinación

Cuando comenzó la peregrinación a Santiago de Compostela, a partir del siglo IX, la figura del peregrino tomó cierta importancia y se trató de protegerlo como fiel creyente que trataba de redimirse visitando las reliquias del apóstol Santiago el Mayor. Viajar por la Europa medieval era un poco peligroso, pero la peregrinación, con su motivación religiosa, estaba protegida por la Iglesia y la sociedad teocéntrica de la época.

La figura del peregrino es, pues, la de un pecador que trata de redimirse, y fue por tanto muy protegida en la Edad Media.

No sólo se protegió al peregrino con la edificación de hospitales, puentes y demás infraestructuras que facilitaban su viaje, sino que además se le dió seguridad, por ejemplo con la creación de la Orden del Temple, la “policía” del peregrino medieval.

Además, cuando llegaban a Compostela, continuaban hasta Finisterre para visitar los lugares santos y conseguir una concha de vieira, pues ésta serviría como prueba de haber llegado a visitar la tumba de Santiago y las tierras donde él predicó. Incluso, más adelante estas conchas se pudieron conseguir en la misma ciudad jacobea, en la actual Calle Concheiros (el nombre lo dice todo).

Estaríamos así ante el primer certificado de la peregrinación a Santiago de Compostela, que sería la posesión de una concha de vieira, un bivalvo muy común en las costas gallegas y que todavía hoy es el símbolo principal del peregrino jacobeo.

Todos los certificados actuales

En función del camino que hagamos, podremos conseguir siempre un certificado, demostrando haber cumplido los requisitos establecidos. A veces, incluso, podremos conseguir más de uno en un mismo camino. Vamos a verlos.

La Compostela

Por supuesto, hay que comenzar por la Compostela, que se obtiene haciendo los últimos 100 kilómetros de alguna ruta jacobea oficial, un documento que recibe el peregrino con la bendición jacobea en latín y firmado por el Deán de la Catedral de Santiago de Compostela. Sus orígenes se remontan al siglo XIII, pues la Iglesia se percató de que era muy fácil conseguir una vieira sin necesidad de hacer el camino, y decidió expedir a los peregrinos una carta probatoria de la peregrinación para poder volver con seguridad a sus hogares. Pincha aquí y te hablaremos de cómo conseguirla y de su historia.

Además, aparte de la Compostela, en la misma oficina te ofrecen la posibilidad de conseguir el Certificado de Distancia, un documento que acredita desde dónde se comenzó la peregrinación y cuántos kilómetros se han recorrido. Disponible desde 2017, en este caso este documento tiene un coste de 2€.

La Perregrina o Compostela canina

Nuestros peludos amigos cánidos son muy buenos compañeros en el Camino de Santiago, y hacer el Camino con tu perro es una experiencia muy bonita y que además premia también a tu mejor amigo. La Asociación Protectora de Animais do Camiño (APACA) quiere facilitar la peregrinación con perro y desde 2018 pone a disposición una credencial canina y su respectivo certificado, la Perregrina. Ambos tienen un coste de 3€ cada uno, y se pueden conseguir en su sede física o bien online.

Todos los viajes para hacer el Camino de Santiago con tu perro
Ver

La Finisterrana y la Muxiana

Si, por otro lado, estamos realizando el Camino de Santiago de Finisterre y Muxía podremos conseguir dos certificados: la Finisterrana en Finisterre, y la Muxiana en Muxía. Para ambos hay una misma credencial, que es exclusiva de este camino y que deberemos ir sellando y fechando. Una vez llegamos a estas localidades, bien en sus albergues públicos o en sus oficinas de turismo podemos solicitar estos certificados gratuitos.

La Cotolaya

En Santiago de Compostela podemos conseguir también otro documento, la conocida como Cotolaya, un documento con la bendición franciscana que se puede conseguir en la Iglesia de San Francisco, muy cerca de la Catedral de Santiago y la Plaza del Obradoiro. Este documento, gratuito aunque se aceptan donativos, se expide desde el año 2014, en el que se conmemoró el 800 aniversario de la peregrinación de San Francisco de Asís a Santiago de Compostela y se llegó a editar una credencial franciscana propia, si bien hoy también se expide con la credencial jacobea. El nombre de Cotolaya viene de la leyenda de San Francisco y el carbonero Cotolay, quien acogió al santo en su casa y a quien le fue encomendada la construcción del actual convento.

Todos los certificados con la Cotolaya

La Pedronia

En el Camino de Santiago Portugués el peregrino puede conseguir un certificado extra. A su paso por Padrón, este camino, así como el Camino Portugués por la costa o la Variante Espiritual, da la posibilidad al peregrino de conseguir la Pedronia, un documento expedido bien en el albergue público o en la Oficina de Turismo de esta localidad al presentar la credencial y visitar los lugares jacobeos de Padrón: la Iglesia de Santiago y el Conjunto de Santiaguiño do Monte. Este es un documento que expide el Ayuntamiento de Padrón desde el Año Santo 2010 y que es completamente gratuito.

La Salvadorana

Este certificado se consigue realizando el Camino del Salvador, que va desde León a Oviedo. Primero es necesario conseguir la credencial propia del Camino del Salvador en alguno de los albergues de la provincia de León. Funciona igual que la credencial jacobea en cuanto a los sellos, y una vez en Oviedo, se puede conseguir la Salvadorana en la Catedral de San Salvador de Oviedo (4€) y en el albergue de peregrinos de Oviedo (2€).

Cómo conseguir la salvadorana

La Carta Peregrina

El ecuador del Camino de Santiago Francés en la península Ibérica se encuentra en Sahagún (León), y por ello en su Santuario de la Virgen Peregrina o bien en la Casa de la Cultura del ayuntamiento el peregrino puede conseguir otro certificado, la Carta Peregrina, gratuito aunque se aceptan donativos.

La Ignaciana

Este certificado es el propio del Camino Ignaciano, la ruta que San Ignacio de Loyola realizó en 1522 desde Loyola (Guipúzcoa) hasta Manresa (Barcelona), para una vez allí embarcar rumbo a Tierra Santa. Tiene credencial propia (0,5€), y se puede recoger en cualquier institución vinculada a esta ruta en alguna de las ciudades por donde pasa. Funciona como la credencial jacobea, aunque basta sólo con un sello y fecha por etapa. Por su parte, el certificado expedido, la Ignaciana, se puede recoger al final de la ruta, en Manresa, o bien en la propia Loyola, y tiene un coste de 0,5€.

La Ignaciana, otro de los muchos certificados

Todos los viajes del Camino de Santiago en bici
Ver

Los caminos a Santiago son una auténtica “peregrinoteca”

Como ves, muchos son los certificados existentes, y tal vez se nos escapa alguno más; si conoces otros, coméntanos más abajo. Si aún no has conseguido ninguno, te recomendamos comenzar por el primero, la Compostela, que puedes conseguir recorriendo alguna de las rutas oficiales del Camino de Santiago y llegando a la capital jacobea. Incluso, si quieres que nos encarguemos nosotros, apúntate a cualquiera de los distintos grupos organizados que tenemos preparados para ti en este próximo Año Santo 2022. Ya sabes, nos encanta hacerte el Camino de Santiago más fácil.