El Camino de Santiago es una sensación indefinible. Entre nuestras creencias más firmes decimos que “El Camino no se hace, ¡Se vive!”. Para algunos un reto, una desconexión para otros, e incluso un viaje gastronómico para muchos. Esto es porque al final del camino siempre nos acompaña un aperitivo. Una degustacion de la gastronomía local que parece hacer valer la pena a todos los kilómetros y ampollas. Entre ellos, está uno de nuestros favoritos. A Garnacha.
Es durante las caminatas diarias donde todo el mundo se ve disfrutando, pero la experiencia no se ciñe sólo a los senderos y a nuestros pasos. Es en cada parada y al final de cada etapa, cuando más lazos se crean con nuestros compañeros de viaje, uno de los mayores tesoros de esta aventura. Como no, todo esto se da en lugares mágicos donde la gastronomía gallega se convierte también en un atractivo indispensable que nos acompaña desde el inicio hasta nuestra llegada a Santiago.

Una parada entre paradas

Es a mitad de etapa, entre Palas de Rei y Arzúa, donde dirigimos hoy nuestra atención. Y es que en la pulpería A Garnacha es donde más disfrutamos de este y otros manjares de tierras gallegas. Con unas amplísimas instalaciones para poder acoger a todos los peregrinos que transitan por este punto, A Garnacha se ha convertido en un punto de encuentro ineludible a nuestro paso por Melide.

Mejor pulperia Camino de Santiago
No lo decimos nosotros, son los 400 kilos diarios de pulpo que se sirven en sus mesas, los que hablan por sí solos. Su receta más popular es el pulpo “á feira”, la más famosa fuera de estas tierras. Tanto es así que es bajo el nombre de  pulpo “a la gallega” como se le conoce en el resto de España. Además de este manjar, se sirven otros platos exquisitos, típicos gallegos, como el caldo gallego, carne o caldeiro, o la oreja a garnacha entre otros. Para completar la comida, se preparan unos deliciosos postres caseros que podremos rematar con unos chupitos de licor de hierbas que nos ayuden con la digestión.

Nos es sorprendente el éxito del que disfruta A Garnacha si tenemos en cuenta que el propietario pertenece a la tercera generación de una familia de pulpeiros. Su secreto no es más (ni menos) que servir productos de primera calidad, cocinados con el mayor mimo y servidos por un personal encantador. Desde 2005, A Garnacha no ha parado de crecer y es que te hacen sentir como en casa. No hay mejor motivo ni placer para hacer un alto en el camino.

Todos los viajes del Camino de Santiago en bici
Ver