¿Te has preguntado alguna vez dónde empieza el Camino de Santiago? Ante esta cuestión, la mayoría de los peregrinos piensan en Roncesvalles y en el Camino Francés, pero olvidan que hay más caminos con otros lugares de partida. Ahora bien, si nos ponemos históricos, el camino en realidad empezaría desde la puerta de tu casa, por lo que se podría afirmar que hay tantos caminos como procedencias de peregrinos. Hoy en día, con las facilidades de transporte y los contados días que tenemos de vacaciones, los peregrinos se decantan mucho por hacer los últimos 100 kilómetros del camino que sea, pues es un recorrido que se puede realizar en menos de una semana y permite llegar a Santiago de Compostela sin mucha fatiga acumulada. Además, con esa distancia te garantizas, si cumples con los requisitos de dos sellos por día en tu credencial, obtener la Compostela.

Has de saber que todas las rutas, los últimos 100 kilómetros del Camino de Santiago, están dentro de la Comunidad Autónoma de Galicia, por lo que con esta opción, los peregrinos atravesarán esta mágica región, con sus paisajes, sus gentes y su asequible pero exquisita gastronomía.

Todos los viajes para hacer el Camino de Santiago con tu perro
Ver

El Camino Inglés desde Ferrol (113 km)

Este histórico camino lleva este nombre pues es la ruta que ingleses, irlandeses, escoceses, flamencos e incluso las gentes provenientes de los países escandinavos realizaban para evitar la ruta francesa, muy larga desde sus casas y llena de peligros. Estos peregrinos se embarcaban en el sur de Inglaterra, en puertos como Plymouth, Bristol o Portsmouth, entre otros, y arribaban a puertos del norte de Galicia como A Coruña, Ferrol, Viveiro, etc., donde continuaban caminando. Muy importante en la Edad Media, con la Reforma Anglicana en la Edad Moderna perdió muchos peregrinos. Hoy en día está en un lento pero continuo crecimiento, con un total de 15.780 peregrinos en 2019.