Realizar el Camino de Santiago es una experiencia muy completa, te ofrece senderismo, cultura, historia, gastronomía y, por qué no, muy buenos vinos. De hecho, en esta milenaria ruta de peregrinación cruzarás diversos territorios con una gran tradición y cultura vinícola, variopintas zonas de viñedos e incluso una fuente que emana vino. La cultura del vino y del Camino de Santiago están muy unidas, pues los peregrinos medievales se fiaban más del vino, que muchas veces llevaban en su calabaza, que de la propia agua de los ríos, al no conocer su potabilidad. Si eres un apasionado del vino y quieres saber más, sigue leyendo, pues te mostraremos los caminos que te ofrecerán las denominaciones de origen más importantes de la península.

Vinos del Camino Francés

El Camino Francés, al entrar en España por Roncesvalles, nos espera con una copa de buen vino. Las Comunidades Autónomas de Navarra y La Rioja son famosas por sus buenos caldos de vinos tintos y rosados, quizás de los mejores de España y de gran fama mundial. La Denominación de Origen Rioja fue en 1991 la primera de España en recibir la Calificada, y es una zona de gran tradición vinícola, con una dedicación de más de 2000 años.

Son tres subzonas, la Rioja Oriental, la Rioja Alavesa y la Rioja Alta, situadas en los márgenes del río Ebro, en las que se producen más de 1000 vinos, siendo las variedades tintas favoritas las de Tempranillo y Garnacha. Es tanta la tradición que incluso en la villa de Ayegui se ofrece vino gratis a los peregrinos en la Fuente del Vino de las Bodegas de Irache, una costumbre que pervive desde la Edad Media, cuando los monjes ofrecían vino a los peregrinos por sus propiedades reconstituyentes.