Segorbe, una ciudad histórica, capital del Alto de Palancia, en Castellón. A mitad de camino entre Aragón y la costa valenciana, entre las Sierras Espadán y la de Calderona, es uno de los pueblos más importantes del interior de la provincia de Castellón. En ella podremos disfrutar de su tradición, de su naturaleza y adentrarnos en la historia a través de sus calles.

Esta localidad, además de contar con un conjunto monumental enorme por el cual se le declaró Bien de interés cultural, nos ofrece naturaleza en estado puro gracias a su situación geográfica.

Tanto si has decidido hacer una escapada a Segorbe o bien te gusta conocer rincones de España, a continuación os mostraremos qué ver y qué hacer en este maravilloso enclave de Castellón. Seguro que te entrarán ganas de ir y conocer la ciudad.

Consulta todos nuestros viajes
Ver

Historia

Por su situación geográfica, Segorbe ha sido considerada una población histórica. Gracias a su posición y las sierras que le rodean se convirtió en un enclave con una defensa inigualable ante posibles ataques. Por este motivo fue ocupada desde la Prehistoria. Aunque la envergadura de las sucesivas edificaciones realizadas en la cima han ocultado o destruido los niveles más antiguos, los restos arqueológicos permiten confirmar la existencia de un primer asentamiento durante la Edad del Bronce. La población ha estado habitada desde la prehistoria hasta día de hoy, desde los íberos y destacando por ejemplo la época romana, visigoda y musulmana. Podemos destacar por ello la relevancia como cabeza eclesiástica de su diócesis.

Documentada por las excavaciones arqueológicas que a lo largo del tiempo se han realizado podemos decir que los primeros asentamientos de los que se tiene constancia datan de la época Neolítica. Durante la dominación romana el núcleo poblacional debió cobrar cierta importancia según muestran los importantes restos arqueológicos. De hecho se considera que Segorbe es la antigua y famosa ciudad romana de Segóbriga.

A lo largo de la historia ha pasado a ser propiedad de varios nobles, una gran parte propiedad de la Corona de Aragón. La población, como núcleo fortificado decaerá durante la Edad Media pero retomará su importancia a causa de las Guerras Carlistas. Estos conflictos bélicos se realizarán en Segorbe por su característica principal, la posición geográfica y sus fortificaciones. Zona de combate y defensa de gran envergadura.

Finalmente tras sucederse los conflictos bélicos, Segorbe sólo conservará la importancia eclesiástica puesto que continuará siendo sede episcopal. La conocida como Diócesis de Segorbe-Castellón, manteniéndose así en la actualidad.

¿Qué ver?

A través de una breve introducción a la historia de Segorbe, hemos podido comprobar que fue asentada por diferentes culturas que fueron dejando su huella. Por ello Segorbe es una ciudad con un patrimonio monumental muy amplio, pasando de ciudad celtíbera, a la llegada de los musulmanes o incluso siendo sede episcopal.

Una ciudad llena de historia, una de las joyas de la provincia de Castellón, en la que viajaremos en el tiempo recorriendo sus calles. Si decides visitar Segorbe no te puedes perder ciertos enclaves que a continuación explicaremos. Segorbe en un continuo monumento, de ahí que el Conjunto Histórico Artístico fuera declarado Bien de Interés Cultural.

Catedral de Segorbe y Museo Catedralicio

Desde 1960 comparte la diócesis con la Concatedral de Castellón. La construcción data del siglo XIII adosada a la muralla en estilo gótico. De ella podemos destacar las capillas, los muros maestros, el torreón de Santa Bárbara, la torre de las campanas y el claustro gótico (irregular debido al adosamiento a la muralla). Durante los siglos XIV al XVII se acometen obras de mejora o reforma del templo que culminaría en el siglo XVIII con la total adaptación del templo de su anterior fábrica gótica del siglo XIV al imperante académico de la época. Durante el obispado de Iñigo de Vallterra y Sanchez de Heredia (1370-1387) se concluye la capilla del Salvador situada en el claustro, una de las más importantes que tiene la Catedral.

Dentro de la Catedral encontraremos las Criptas datadas entre los siglos XIII y XIV. En ellas nos explican por ejemplo la percepción de la muerte en la Edad Media.

Dentro del claustro de la Catedral nos encontraremos con el Museo Catedralicio, en él nos encontraremos con una de las colecciones de pintura gótica más importante de la Comunidad Valenciana. En el Museo contemplamos obras religiosas de los siglos XIV al XVI .También hay pinturas del XVII al XIX y alguna muestra de escultura, como el relieve de la Virgen de la Leche hecho en mármol de Carrara atribuido a Donatello; obras de orfebrería, la preciosa sillería del coro… La visita al Museo Catedralicio finaliza en el templo catedralicio, muestra de arquitectura académica de finales del siglo XVIII.

Ayuntamiento de Segorbe

El ayuntamiento se enmarca en lo que en la antigüedad fue el palacio de los duques de Segorbe y Medinaceli. Data del siglo XVI y cuenta con un lujoso interior provisto de portadas de mármol y jaspe procedentes de la Cartuja de Vall de Cristo. A destacar de este edificio por ejemplo el artesonado mudéjar del salón o uno de los salones del Círculo Segorbino.

Acueducto, torres y muralla

Una de las fortificaciones de la ciudad, a día de hoy se conserva parte de ella, de la muralla medieval. A final de ella podemos observar su acueducto utilizado a partir del siglo XIV para abastecer a la población de agua.

Junto a los restos del acueducto nos encontraremos con la Torre de Botxí o también conocida como torre del Verdugo datada del siglo XIV. Siguiendo el recorrido, nos toparemos con la Puerta de Teruel, una de las puertas de la ciudad, y la torre de la Cárcel del siglo XIV, dónde se sitúan las celdas. En las dos torres se encuentra el Centro de interpretación de las Torres medievales, que nos aproximan a la historia medieval de la ciudad.

En la muralla encontraremos más puertas de acceso a la ciudad, destacaremos El Arco de la Verónica  otra puerta de acceso que se abre en la antigua muralla y que conserva en su parte interior una imagen de la Santa Faz. Un kilómetro de murallas partía del antiguo Castillo de la Estrella o de Sopeña, en la parte más alta de la población, hoy prácticamente desmantelado, convertido en un parque público. Los restos bien conservados de la muralla se asoman al fértil valle del Palancia, ofreciéndonos unas excelentes vistas panorámicas.

Museos

Dentro de esta ciudad podemos destacar dos museos prácticamente de obligada visita. En primer lugar el Museo del aceite, instalado en 2005 sobre una almazara rehabilitada. Aquí podemos ver elementos originales que se conservan y se utilizaron para la producción de aceite. Una cascada de aceite nos da la bienvenida al espacio que nos habla de la alimentación saludable y la importancia del aceite en la dieta mediterránea. En segundo lugar tenemos el Museo de Arqueología y etnología de Segorbe que se ubica en un edificio señorial construido en 1792 por orden del rey Carlos IV.

Aquí podemos recorrer la sección de arqueología que va desde el Paleolítico a la Edad Media y la sección de etnología que nos acerca a las costumbres y antiguos oficios de la población y su comarca. En último lugar tenemos el Museo de la Entrada de Toros y Caballos de Segorbe, que nos permite acercarnos a la experiencia que la ha hecho valedora de renombre internacional si no tenemos la oportunidad de vivir las fiestas.

Aquí podemos terminar nuestro paseo por Segorbe después de visitar los principales puntos de interés turístico. Pero no todo es cultural, no podemos olvidarnos de que podemos realizar interesantes excursiones en los alrededores

Segorbe y la naturaleza

Cerca de Segorbe se encuentran la Sierra de Espadán y la Sierra de Calderona, donde pueden hacerse algunas rutas de senderismo y disfrutar de la naturaleza en estado puro. Una de las rutas más destacadas de este maravilloso enclave es la Ruta de los Manantiales. En esta ruta descubriremos uno de los recursos naturales del Alto de Palancia, el agua. Seguiremos el curso del río que da nombre al Alto, llegaremos a la famosa Fuente de los 50 caños. En el trayecto podremos contemplar todos aquellos monumentos de los que anteriormente hemos hablado situados en el casco antiguo como por ejemplo las murallas o las torres (canalización del acueducto). Finalmente tras una ruta más que interesante en la que alternaremos terreno urbano y naturaleza en estado puro, terminaremos en Navajas. Protagonista siempre los enclaves por lo que destaca Segorbe como sus fuentes y manantiales.

Segorbe en el Camino de Santiago

Segorbe forma parte de uno de los puntos clave en una de las rutas históricas más antiguas que se conocen del Camino de Santiago, El Camino del Cid. Concretamente encontraremos esta localidad en la ruta de la Conquista. Según el Cantar, Segorbe fue conquistada por el Cid Campeador y servía de emplazamiento para el ejército de musulmanes que se desplazaba a Alcocer para combatir contra el Cid.

Todos estos motivos ya sea por la oferta monumental, la naturaleza, la gastronomía o por ser un pueblo de leyenda harán que quieras conocerla y no te lo pienses más. Sumérgete en esta maravillosa localidad de Valencia.

Solicita tu presupuesto para el Camino de Santiago
Contactar