La Navidad es un período del año en el que el Camino de Santiago no recibe generalmente muchos peregrinos. Como todos sabemos, en el período navideño lo habitual es encontrarse con la familia y amigos, los que están cerca y también los que vuelven a casa por Navidad. Esto, unido a la climatología un tanto dura a las puertas del invierno, con frío, lluvias y quizás nevadas y temporales, explica por qué no son las fechas preferidas para peregrinar.

No obstante, y aunque no te lo imagines, hay algunos motivos por los que lanzarse a la aventura peregrina (¡nunca mejor dicho!) en estas fechas tan señaladas. Te vamos a contar todo, pues en este artículo veremos qué implica hacer el Camino de Santiago en Navidad, con sus pros, sus contras y algunos consejos.

Peregrinos en Navidad

Lo dicho, amigo peregrino, pocos peregrinos se lanzan a caminar alguna ruta jacobea en Navidad, las cosas como son. Ello no quiere decir que no los haya, y generalmente son experimentados peregrinos que ya conocen el Camino de Santiago en otras fechas, saben lo que conlleva y se pueden imaginar qué significa hacerlo en las últimas y frías semanas del año: básicamente, climatología adversa y menos servicios disponibles.

Montaña nevada de O Cebreiro

Bien es verdad que es conveniente elegir una ruta que discurra por caminos donde el parte meteorológico sea a priori más benigno que en otras, ten en cuenta que en Galicia llueve mucho, y en cuanto a los servicios, lo suyo sería escoger rutas tradicionalmente más populares durante todo el año, pues la probabilidad de encontrar servicios y alojamientos disponibles será más alto que en otras rutas menos transitadas anualmente.

La Oficina del Peregrino de Santiago de Compostela nos dice que, obviando el fatídico 2020, en diciembre de 2019 fueron 2.710 peregrinos los que solicitaron su Compostela, siendo el Camino de Santiago Francés, el Camino de Santiago Portugués y el Camino de Santiago Portugués por la Costa las rutas con mayor afluencia de peregrinos.

Las rutas del Camino de Santiago en Navidad, ¿cuál escoger?

Como apuntamos arriba, debemos seguir dos criterios: el tiempo y los alojamientos abiertos, hablando claro y pronto, y las que ofrecen una mejor climatología y mayor servicios son la ruta portuguesa y la ruta francesa. ¿Vamos a lo seguro, o quizás a la aventura?

A lo seguro 

El Camino de Santiago Portugués y su variante por la Costa provienen de Portugal y entran a Galicia por el sur, latitud que estadísticamente ofrece temperaturas más agradables, entre 8º y 15º de media en Portugal, unos 5º más bajo ya en Galicia. Por lo tanto, se disminuye así el frío que puedes encontrar en caminos más septentrionales.

En cuanto a los servicios de alojamiento y demás, al ser unas rutas muy transitadas anualmente, puedes encontrar todavía albergues, pensiones y hoteles operativos incluso en Navidad, en concreto en los últimos 100 kilómetros desde Tui. Además, hay gente que viaja por vacaciones en Navidad, no peregrinos, y este período no deja de ser una época del año con cierta demanda turística, sobre todo en la costa norte portuguesa o la del sur de Galicia.

Panorámica de Tuy en invierno

Por su parte, el Camino de Santiago Francés es líder en cuanto a tránsito de peregrinos, aún siendo un camino más frío que el portugués, pues está más al norte, aunque quizás con más servicios. Hay que tener en cuenta dónde quieres comenzar este camino. Te queremos bien, y no te recomendamos realizarlo desde Saint Jean a-Pied-de-Port, Roncesvalles, León y O Cebreiro, te esperan altos pasos y puertos de montaña de más de 1.000 msnm: nieve, viento y frío gélido y temporales asegurados, además de poca visibilidad. Es un riesgo que no deberías asumir y podrías dejar para otra época del año.

En cambio, realizar los últimos 100 kilómetros desde Sarria sí que es una buena idea, pues en su altura máxima de poco más de 700 msnm es difícil encontrar nieve (aunque no imposible). Hará frío y habrá tal vez nieblas matinales, pero eso se soluciona con un buen vestuario y complementos peregrinos. En cuanto a los alojamientos, insistimos, es el camino más transitado y mejor provisto de alojamientos, por lo que no tendrás ningún problema.

A la aventura

En cuanto al resto de caminos, por supuesto que los puedes hacer, pero has de considerar que, por ejemplo, la climatología en el Camino de Santiago Primitivo puede ser muy dura, al igual que en algunos tramos del Camino de Santiago del Norte. El Camino de Invierno, aunque muy propio para esta época del año, pasa por algunas zonas altas y quizás te dé complicaciones, y en cuanto a servicios puede darte problemas en esta época de temporada baja, al igual que el Camino de Santiago Inglés la Vía de la Plata, el Camino de Santiago Sanabrés o el Camino de Santiago de Finisterre y Muxía.

A tener en cuenta

Por supuesto, nosotros sólo te damos consejos que nacen de nuestra experiencia, pero puedes hacer el camino que tú quieras. Simplemente tenlos en cuenta y planifica bien tu camino: consulta los partes meteorológicos y reserva alojamientos antes de partir. Además, habrá menos horas de luz solar para caminar, algo que tienes que tener en cuenta para planificar tus etapas.

La plaza del obradoiro en Navidad

Si bien hay que tener presente que, en general el tiempo será más frío y habrá menos alojamientos, estas desventajas vienen también acompañadas de ventajas que tal vez te animen a peregrinar en Navidad, así que ¡vamos con ellas!

Las bondades de peregrinar en Navidad

Nosotros somos muy positivos y siempre encontramos el lado bueno de las cosas. En Navidad encontrarás pocos peregrinos en el Camino de Santiago, una ventaja si lo que buscas es evasión, introspección, intimidad, reflexión y encontrarte a ti mismo. Por otro lado, mucha gente desea desconectar y pasar una Navidad alternativa, y en eso el Camino de Santiago es muy buena opción.

Además, los paisajes que encontrarás por las campiñas te ofrecerán hermosas estampas invernales, y si tienes suerte de encontrar un poco de nieve, siempre es un valor añadido. Pasarás también por pueblos y ciudades con su alumbrado navideño, que te dará todo el calor que necesites.

Las luces de Navidad de Vigo

Muy importante es el aporte de espiritualidad que puedes sentir en el Camino de Santiago en las fechas navideñas. Navidad viene del latín y significa “nacimiento”, y como sabes se celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret, muy cercano al Apóstol Santiago. En relación a este último,es precisamente en Navidad cuando se celebra un episodio muy importante en la Historia del Camino de Santiago, la Traslatio o viaje de los restos del Apóstol de Palestina a Galicia: cada 30 de diciembre se celebra este episodio, con misa y botafumeiro incluidos en la Catedral de Santiago. Puedes hacer coincidir tu llegada a Santiago con este día, y tener así un excepcional final de año.

Además, muchos conocidos peregrinos en Navidad nos han comentado que en los alojamientos, sobre todo en albergues, muchas veces se celebran cenas navideñas con un ambiente fraternal y divertido, en el que podrás sentirte como en casa, pero con gente nueva. Quién sabe, una Nochebuena o un Fin de Año de peregrinos puede ser muy inspirador.

Con mi burrito sabanero voy camino de… ¡¡¡Santiago de Compostela!!!

Así suena el villancico, pero con nuestra versión peregrina. Puedes hacer el Camino de Santiago cantando a la Navidad, tal vez solo o acompañado, con tu perro, incluso en bicicleta o en grupo. Te podemos ayudar en todo, y te garantizamos que es posible peregrinar en Navidad, al igual que hacen Papá Noel y los Reyes Magos cada año con destino a nuestras casas.

¡Feliz Camino, peregrino!