“Yo, Hemann Künig von Vach, quiero, con la ayuda de Dios, hacer un pequeño libro que ha de llamarse Camino de Santiago. En él quiero describir caminos y sendas y cómo ha de procurarse comida y bebida cada uno de los hermanos de Santiago y también quiero citar las felonías de los taberneros.”

La Guía

Así comienza la guía en verso que el monje alemán de la Orden de los Siervos de María (conocidos como los servitas) de la localidad alemana de Vacha, Hermann Künig, escribió en alemán a finales del siglo XV relatando su peregrinación a Santiago de Compostela, con su ida y su vuelta desde Alemania. Este viaje, conocido como Vía Künig, se tradujo en la guía publicada en Leipzig por vez primera en 1495 y que resultó ser todo un éxito, pues fue publicada en cuatro ocasiones más, cuando la imprenta estaba en sus inicios.

Estatua de Hermann Künig

No sabemos si el bueno de Hermann leyó el Códice Calixtino, seguramente sí, mas su intención era la misma que la del monje Aymeric Picaud con su texto del siglo XII, es decir, facilitar información del Camino al peregrino, especialmente para sus compatriotas, aunque con una diferencia sustancial respecto al Códice Calixtino: Hermann llegó a Santiago de Compostela por el Camino Francés, pero realizando un tramo diferente entre San Martín del Camino y Ponferrada, y luego otro tramo distinto llegando a Lugo, creando así la Vía Künig. Indicaciones de la ruta, muchos hospitales e innumerables iglesias se enumeran en la guía. Lo que más llama la atención son los avisos que Hermann da sobre los lugares y gentes que sus compatriotas se encontrarán en el camino.

“Yo, Hermann Kunig, […] he redactado este librito que lleva el nombre de Camino de Santiago. Que Dios permita que yo no muera nunca, si luego no puedo estar eternamente junto a él”.

Vamos a conocer más de esta ruta que ofrece una alternativa de trayecto en los Montes de León y en la frontera de León con Galicia, evitando duros ascensos a Foncebadón, O Cebreiro y Alto do Poio, sobre todo en invierno, cuando la nieve dificulta mucho el paso.

La Vía: 199 km / 9 etapas

Con un total de 199 km entre San Martín del Camino y Lugo, las etapas podrían dividirse en las siguientes:

  1. San Martín del Camino – Porqueros / 25 km (provincia de León)
  2. Porqueros – Torre del Bierzo / 21 km (provincia de León)
  3. Torre del Bierzo – Ponferrada / 26 km (provincia de León)
  4. Ponferrada – Villafranca del Bierzo / 24 km (provincia de León, corresponde con el Camino Francés)
  5. Villafranca del Bierzo – Pedrafita do Cebreiro / 24 km (provincias de León y Lugo)
  6. Pedrafita do Cebreiro – As Nogais / 14 km (provincia de Lugo)
  7. As Nogais – Baralla / 25 km (provincia de Lugo)
  8. Baralla – O Corgo / 21 km (provincia de Lugo)
  9. O Corgo – Lugo / 19 km (provincia de Lugo)

La segunda etapa de la Vía Künig

A partir de Lugo, la Vía Künig sigue el Camino Primitivo y en Melide enlaza con el Camino Francés hasta Santiago de Compostela.

La Vía Künig en los Montes de León

A medio camino entre León y Astorga se encuentra la localidad de San Martín del Camino, donde hacia la izquierda se llega a Astorga, desaconsejado por Hermann. En sus palabras, “si sigues mi consejo, gira hacia la derecha aquí y no tendrás que subir las montañas. Éstas todas quedan a la izquierda. Mi consejo es evitar Rabanal”. Así, en San Martín del Camino, Hermann decide desviarse del Camino Francés en dirección noroeste para llegar a Ponferrada y el Bierzo sin pasar por Astorga ni ascender a Foncebadón (Rabanal del Camino).

Los montes de León en la Vía Künig

Pasa esta alternativa por las localidades de Santa Marina del Rey, Benavides, Cogorderos, Zacos, Porqueros, Valbuena de la Encomienda, Villagatón, Brañuelas, Cerezal del Tremor, Torre del Bierzo, Bembibre y finalmente Ponferrada. Los paisajes, de terreno más amable que el Camino Francés a su paso por estas tierras, son los de los valles bañados por los ríos Órbigo, Tuerto y Porcos.

La Vía Künig en Galicia, señalizada

Salimos de Castilla y León dejando atrás Ponferrada, Cacabelos y Villafranca del Bierzo. Pasamos también Pereje, Trabadelo y Portela de Valcarce para llegar a Herrerías, a las puertas de Galicia. 

Ya dentro de Galicia, en Pedrafita de O Cebreiro, la Vía Künig se dirige hacia Lugo, pasando por As Nogais, Becerreá, Baralla, O Corgo y finalmente Lugo. Pretende así evitar las montañas de O Cebreiro y la subida al Alto do Poio en Padornelo. 

En el siguiente mapa puedes consultar el trazado, pero veamos cómo es la ruta hasta Lugo desde Herrerías.

Herrerías – Pedrafita de O Cebreiro (9 km)

En Herrerías seguimos todavía el Camino Francés, pero tras pasar Hospital y cruzar su segundo puente sobre el río das Lamas, nos desviamos de éste hacia la derecha, paralelos al río. Ascendemos levemente durante poco más de 1,5 kilómetros hasta la aldea de San Tirso. Al llegar, vamos por nuestra izquierda, dejando atrás la iglesia, y más adelante cogemos hacia la derecha, antes de una casa blanca. Seguimos y dejamos a mano izquierda un viejo horno y un lavadero. Bajamos y cruzamos un riachuelo por un puente de madera y ascendemos a la carretera N-VI, no muy transitada al ser la vieja. Llegaremos a la aldea de El Castro por la carretera y luego por una pista, que nos permitirá pasar bajo la autovía A-6 para acceder a este lugar. Una vez aquí, seguiremos siempre recto por la carretera hasta llegar a Pedrafita de O Cebreiro, donde nos espera una estatua del propio Künig. En esta etapa sólo hay servicios en Herrerías y en Pedrafita de O Cebreiro..

Pedrafita de O Cebreiro – As Nogais (14 km)

Salimos de Pedrafita de O Cebreiro, que dispone de todos los servicios, para llegar a As Nogais siempre por una pista ancha de tierra compacta y grava; un auténtico lujo, pues serán 14 kilómetros del antiguo Camino Real construido por Carlos III en el siglo XVIII.

Pedrafita D'Ocebreiro

Dejando a mano derecha el colegio de la villa encontraremos ya señalización de la Vía Künig. En esta etapa alcanzaremos los 1.200 msnm en el Alto del Carballón, para progresivamente ir descendiendo. En A Serra volveremos a encontrar más paneles informativos, y a continuación pasaremos por Castelo y Doncos, y poco después el camino nos llevará hasta As Nogais, que dispone de varios servicios.

As Nogais – Baralla (25 km)

Dejamos As Nogais y afrontamos una etapa con mucho asfalto, aunque sin gran peligrosidad, al ser la antigua carretera nacional, poco transitada. Pasamos por Ferrería y cruzamos el río Navia. Pasamos Agüieira, Os Grobos y Mesón Vello. Poco después llegamos a la Capilla de San Benito de Horta y más tarde a Cruzul, con su puente del siglo XVIII sobre el río Narón. Seguimos y poco después dejamos a mano derecha un polígono industrial, que nos anuncia la llegada a Becerreá, donde dispones de servicios.

Vía Künig a su paso por As Nogais

Continuamos saliendo de Becerreá y pasamos por la iglesia de San Pedro de Cadoalla, del siglo XVIII, así como por su fuente, un poco más adelante. A continuación llegamos a Cereixal, con su iglesia de San José. Seguimos y llegamos a la fuente de O Forno de Cal, donde encontraremos un par de restaurantes. Será éste el punto más alto de esta etapa, con 800 msnm. Pasamos Campo da Árbore y el camino nos lleva a Constantín y su capilla de Santa María, que nos anuncia ya nuestra llegada a Baralla, con todos los servicios.

Baralla – O Corgo (21 km)

Abandonamos Baralla para afrontar una etapa con asfalto, pistas de tierra y senderos. Pasaremos por Ferreiros y su lavadero para llegar a Vilartelín, con su iglesia de Santa Eufemia. Pasamos por Vilanova y Santa Cruz, con su Capilla de los Remedios. Continuamos sobre la autovía A-6 por un viaducto y llegamos a Sobrado de Picato, con su iglesia y servicios como un par de bares y una estación de servicio, pues estamos sobre la carretera N-VI. Seguimos caminando y pasamos un túnel bajo la autovía A-6 que nos lleva a Ermida y Outeiro, para volver a cruzar la autovía bajo un túnel. Cruzamos el puente sobre el río Toldea y admiramos su antiguo molino, y poco después llegamos a Castrillón y su Capilla de San Salvador y Santuario de San Bernabé. Avanzamos y cruzamos un túnel sobre la autovía otra vez para llegar a Serín. Esta vez un viaducto nos ayuda a cruzar la autovía para llegar finalmente a O Corgo, con todos los servicios.

O Corgo – Lugo (19 km)

Salimos de O Corgo por su centro de salud y cruzamos la autovía A-6 bajo un viaducto que nos lleva a Lamas y Pedrafita, con su iglesia de San Miguel. En dirección noroeste cruzamos el puente Galiñeiros sobre el río Chamoso y alcanzamos Arxemil, con su iglesia de San Pedro. Saliendo de esta aldea encontraremos un miliario romano de la Vía XIX, que, proveniente de Braga, unía ésta ciudad con Lugo para llegar a Astorga. Poco después llegamos a Quintela y Coeo, con su iglesia de San Vicente. Encontraremos otro hito de la Vía XIX y atravesamos un túnel bajo la autovía A-6 que nos lleva a San Mamede de los Ángeles y su iglesia. Llegamos así a San Andrés do Castro y su iglesia, y poco después al convento de San Antón y su torre de San Amaro. Aquí podemos desviarnos a la carretera N-VI si necesitamos algún servicio, pues hay bares y restaurantes.

Paseo do Rato, paralelo al Rio Chanca en la Vía Künig a su paso por Lugo

A las puertas ya de Lugo, el Paseo do Rato nos lleva dirección norte paralelos al río da Chanca, zona que cuenta también con algún restaurante. Cruzamos un puente y ya estamos en la periferia de Lugo. Avanzamos hacia la Ronda das Fontiñas, luego por la Calle San Xillao y accedemos a la calle Catasol, que nos lleva a la capilla de San Roque y la calle del mismo nombre. De repente, nos encontramos con una de las puertas de la muralla de Lugo, y ya podemos decir que hemos alcanzado el Camino Primitivo. Atravesamos la muralla y poco después llegamos al albergue público de peregrinos de Lugo.

“La ciudad está construida de manera poco común, cosa que todo el mundo ve con agrado”, decía Künig sobre la ciudad de Lugo.

La Vía, aún no oficializada en la Oficina del Peregrino de Santiago Compostela, está siendo objeto de estudio por los ayuntamientos involucrados, y junto con la Xunta de Galicia la han ido señalizando en los últimos años, así como abriendo tramos históricos y trabajando en el mantenimiento de los senderos.

Nosotros te animamos a que la conozcas, pues será una aventura original y alternativa, y como siempre nos ponemos a tu disposición para organizar tu aventura. ¡Ultreia!