El Camino de Santiago Baztanés o Camino de Santiago de Baztán es una ruta jacobea no muy conocida entre la mayor parte de la comunidad peregrina, aunque igual (o más, si cabe) de fascinante que cualquier otra ruta. Con justificación y tradición histórica, se trata de una alternativa al paso de los Pirineos para todo peregrino proveniente de Francia, uniendo la ciudad gala de Bayona con Arre y Pamplona a través de casi 110 kilómetros. Vamos a conocer un poco más de esta preciosa ruta que discurre por el valle de Baztán, del cual toma prestado el nombre, sus verdes campiñas e interesantísimos hitos patrimoniales.

El camino Baztanés en la historia

Como sabemos, hay tantos caminos como procedencias de peregrinos. En este caso, el Camino Baztanés surge como enlace de dos procedencias de caminantes: en un primer caso, recogía a peregrinos llegados en barco a Bayona desde el norte de Europa, y en otro, a aquéllos desviados de la Vía Turonense, que nacía en París; decimos desviados, pues la Turonense era una ruta que atravesaba los Pirineos por San Jean a Pied-de-Port, donde se unían al clásico Camino de Santiago Francés, pero muchos peregrinos preferían atravesar la frontera por un paso más amable y menos exigente a través de los puertos de montaña de Otsondo y Belate.