Una de las conclusiones extraídas tras el IV Fórum del Camino de Santiago, Fairway, que tuvo lugar entre el 7 y el 9 de noviembre de 2021 en Santiago de Compostela y al que nosotros asistimos, fue el enorme impacto económico que tiene el Camino de Santiago y los peregrinos en Galicia.

Las reflexiones surgidas de un reciente estudio de un grupo de investigación de expertos, uno de los temas calientes en la feria del Camino de Santiago y en los medios en las últimas semanas, revela unos resultados que son esperanzadores para el futuro del Camino de Santiago y del turismo en los territorios afectados y, en mayor medida, en Galicia. Vamos a saber un poco más sobre este estudio que no habla del impacto económico tan positivo que el Camino de Santiago tiene en Galicia.

Expertos investigadores en el Camino de Santiago

El grupo de investigación GAME-IDEGA, establecido en el año 2002, es un grupo multidisciplinar de expertos, entre los que hay economistas, sociólogos, historiadores, matemáticos, ingenieros, entre otros, que pertenece al IDEGA, y ésta, a su vez, a la Universidad de Santiago de Compostela. El objetivo de este grupo es investigar, desarrollar e implementar modelos para entender mejor el entorno económico actual.

Un peregrino comprando postales

Este grupo ha llevado a cabo en los últimos meses un estudio sobre el impacto económico y social del Camino de Santiago en Galicia, y sus resultados, muy positivos y esperanzadores, teniendo en cuenta las consecuencias directas de la pandemia de COVID-19, fueron presentados en una mesa redonda en el evento Fairway.

“El Camino puede ser la mejor política de equilibrio territorial que tiene Galicia”

Así se manifiesta Melchor Fernández, el coordinador del grupo en este estudio. Según sus investigaciones, hay una relación directa del paso de peregrinos por zonas rurales y la propia sostenibilidad demográfica de dichos lugares. Si bien de todos es conocido que el rural está experimentando un abandono poblacional en los últimos años, en las zonas por donde pasan itinerarios jacobeos esta realidad no es así: en un trabajo de campo en Melide y en Pedrafita, en pleno Camino de Santiago Francés, y sólo preguntando a sus vecinos, éstos afirmaban que el Camino de Santiago ayudaba de gran manera a mantener la población en estas villas.

“No tienes más que venir en invierno para ver que esto está vacío. En verano, ves los bares, restaurantes y las calles llenos de peregrinos. El Camino es fundamental para el pueblo”

Esta es Maricarmen, la responsable de un albergue en O Cádavo (Baleira), un municipio del Camino de Santiago Primitivo en riesgo de despoblación. “Acabo de atender a un señor que llamaba desde Alemania para reservar plaza para junio del 2022. Esto hace diez años era impensable”, añade.

Aplicando un modelo científico que estudia cómo sería la evolución demográfica de los municipios del Camino Francés si éste no pasase por sus territorios, Melchor afirma que entre 2010 y 2021 “hubiesen perdido entre un 10% y un 30% más de población de la que han perdido”.

Más datos y tendencia de crecimiento positiva

El impacto positivo que el Camino de Santiago implica en todo el espectro social y económico de los territorios por donde pasa se manifiesta en datos económicos como el gasto turístico. Comparado con el de un turista nacional al uso, es decir, no peregrino, cada romero a Santiago de Compostelasupone el mismo impacto económico que 2,3 turistas nacionales”, según comenta Melchor. Además, el peregrino jacobeo aporta un 3,6% del gasto turístico en Galicia, y cada euro que se gasta se traduce en la creación de empleo, en torno al 18% más

Este gasto turístico se centra en el alojamiento y la alimentación, elementos muy importantes dentro del presupuesto que cada peregrino tiene en la organización de su camino. No obstante, el 61% del gasto se centra en comer y beber, siendo tan solo un 26% en el caso de un turista no peregrino. Además, y como elemento muy positivo en la sostenibilidad social y económica del Camino de Santiago, los peregrinos prefieren comer productos locales, de “kilómetro 0”, lo cual afecta muy positivamente en la economía de los núcleos rurales.

El impacto de los peregrinos en los núcleos rurales

También podemos hablar de sostenibilidad ambiental, pues la población local no tiene quejas, en general, en cuanto a la generación de residuos y la conservación del Medio Ambiente. Es más, consideran que las rutas jacobeas en Galicia ayudan en la preservación del paisaje y no generan problemas en cuanto a la gestión de residuos o la contaminación ambiental.

Conclusiones muy halagüeñas

Todo esto demuestra que el Camino de Santiago es un motor turístico y económico de gran calibre. Nava Castro, la directora de Turismo de Galicia, se manifiesta a este respecto afirmando que “a la luz de las primeras conclusiones vamos a ser aún más conscientes de la relevancia del Camino de Santiago para todos los gallegos que viven cerca”. 

La entrada del Monte do Gozo en Santiago

El rol del peregrino en cuanto a la tendencia económica y turística en Galicia no sólo se acaba cuando llegan a Santiago de Compostela y finalizan su camino, sino que, según otra conclusión del estudio, ocho de cada diez peregrinos volverán a Galicia como turistas al uso, para conocerla quizás de otro modo, lo cual supone un potencial gasto y un impacto de futuro muy positivo para la economía gallega.

Además, estos peregrinos son muy buenos prescriptores, pues el “boca a boca” (o “boca – oído”) funciona muy bien, ya que el 100% de los peregrinos recomiendan a familiares y amigos lanzarse a la aventura peregrina. Y lo que es más, un 36% de estos peregrinos son repetidores.

¡Estamos de enhorabuena!

Pues sí, la realidad es ésta, y es muy positiva. Con un incremento de peregrinos en la última década, y rompiendo récords año tras año, como en el pasado año 2019, con más de 340.000 caminantes, último dato máximo de afluencia de peregrinos, las expectativas son muy buenas. Este año la Xunta de Galicia estima que la llegada de peregrinos estará en torno a 170.000 almas, incluso más, y para el próximo Año Santo 2022 tal vez se superen récords.

Nosotros seguiremos en esta vorágine de peregrinos, la “gran avalancha” a la que se refería Elías Valiña hace décadas y que sigue en crecimiento. Este crecimiento es bueno para la economía de aquéllos que viven del Camino de Santiago, en entornos rurales que ofrecen mucho más que productos y servicios: los paisajes, los senderos, el patrimonio y, sobre todo, las personas que habitan el Camino de Santiago, son el gran valor que explica esta tendencia tan esperanzadora.

Nosotros creemos en el Camino de Santiago, y también queremos ser tus anfitriones en Galicia, y ofreciendo todo lo mejor que tienen las rutas jacobeas, queremos seguir aportando y colaborando en el desarrollo económico de Galicia y sus adorables entornos rurales, esa Galicia profunda que debe seguir viva para mantener toda la esencia del Camino de Santiago.