La “queimada” gallega, que literalmente significa “quemada”, es una bebida alcohólica basada en el aguardiente que, junto con otros ingredientes, es literalmente quemada y cocinada para ser consumida caliente. No obstante, antes de repartirla y beberla, ha de recitarse el conjuro que convierte esta simple bebida en todo un llamativo ritual. Vamos, es todo un espectáculo tradicional de Galicia a base de fuego, alcohol y poesía, típico en las fiestas y celebraciones. Seguramente te suene de algo, y en este artículo vamos a profundizar en su historia, ingredientes, preparación y significado.

Diseña el Camino a tu medida
Comenzar

Historia

En relación a sus orígenes, son un poco inciertos. Popularmente, y en función de sus componentes culturales, se le pueden atribuir distintos orígenes: céltico, por el elemento poético del conjuro; tal vez germánico, dado el gusto por la ebriedad colectiva y el gusto por alcoholes encendidos y calientes; quizás árabe, por el uso del azúcar y el aguardiente destilado. El catedrático de Prehistoria de la Universidad de Santiago de Compostela Carlos Alonso del Real ya considera estos elementos en un artículo de 1972 publicado en la revista “Grial”, pero afirma que hasta la introducción del alambique (de origen árabe) entre los siglos XII y XIII, así como del azúcar de caña (también de origen árabe), no existiría esta bebida. Así, el origen de la bebida sería, por lo menos bajomedieval.

La historia de la queimada gallega: Las meigas

Más tarde, el antropólogo y etnógrafo gallego Xosé Manuel González Reboredo considera que el consumo de aguardiente, incluso sin quemar, era un clásico en la Galicia rural como remedio contra resfriados, incluso administrado en niños: aún quedan hoy gallegos que se acuerdan de ello. Siguiendo sus investigaciones, constata que hacia 1950 los gallegos emigrados comienzan a utilizar el aguardiente en fiestas y celebraciones. Incluso en 1955 el alfarero de Mondoñedo Tito Freire comienza a crear las típicas tarteras y tazas de barro cocido con las que aún hoy se prepara y consume la queimada.

Finalmente, en 1967 el polifacético y autodidacta artista Mariano Marcos Abalo redactó el conjuro de la queimada, con ocasión de unas fiestas florales en Vigo. Fue modificando y perfeccionando el conjuro, que poco a poco fue haciéndose famoso, tanto que alguna imprenta empezó a imprimirlo y venderlo sin permiso del autor. Esto alimentó la creencia de que era un texto anónimo y quizás de creación en tiempos inmemoriales, hasta que Mariano decidió registrarlo en el año 2001.

Ingredientes

Los ingredientes principales son el aguardiente de orujo de Galicia, el azúcar y cortezas de limón. Hay variantes en que se introduce naranja en vez de limón, incluso otras frutas, así como granos de café.

Los ingredientes de la Queimada Galega

Como proporciones orientativas, aunque siempre las puedes variar en función de tus gustos, serían dos litros de aguardiente, unos trescientos gramos de azúcar blanca (reservaremos dos cucharadas grandes para encender el fuego), una o dos piezas de limón o naranja para utilizar su piel y un buen puñado de granos de café. Ya sabes, puedes variar las proporciones en función de tu paladar o de cuántos seáis los participantes.

Preparación

Para preparar una queimada versamos en un recipiente de barro cocido el aguardiente de Orujo de Galicia y el azúcar, en una proporción de 120 gramos de azúcar por cada litro de aguardiente. Se añaden posteriormente las mondaduras de limón y los granos de café. Removemos y con decisión prendemos fuego en un cazo o cucharón en el que previamente habremos colocado un poco de azúcar con aguardiente. Muy despacio, se acerca al recipiente hasta que el fuego se propague en el aguardiente del recipiente. Removemos hasta que el azúcar se consume, y es aquí donde podremos recitar el conjuro. Aquí tenéis a uno de nuestros guías realizando el ritual con todo incluído para algunos afortunados peregrinos.

Nuestro guía haciendo una queimada galega

Si lees el conjuro a continuación, te darás cuenta del registro y vocabulario que utiliza, recordando quizás a una bruja o “meiga” gallega en plena elaboración de pócimas y brebajes. Así, mientras removemos, elevamos el cucharón y hacemos fascinantes cascadas de fuego sobre el recipiente, y deberemos recitar el conjuro con cierta pasión, sentimiento y entonación.

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.

Demos, trasnos e dianhos,

espritos das nevoadas veigas.

Corvos, pintigas e meigas,

feitizos das mencinheiras.

Pobres canhotas furadas,

fogar dos vermes e alimanhas.

Lume das Santas Companhas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos,

tronos e raios.

Oubeo do can, pregon da morte,

foucinho do satiro e pe do coello.

Pecadora lingua da mala muller

casada cun home vello.

Averno de Satan e Belcebu,

lume dos cadavres ardentes,

corpos mutilados dos indecentes,

peidos dos infernales cus,

muxido da mar embravescida.

Barriga inutil da muller solteira,

falar dos gatos que andan a xaneira, guedella porra da cabra mal parida.

Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemella ao do inferno,

e fuxiran as bruxas acabalo das sas escobas, indose bañar na praia

das areas gordas.

¡Oide, oide! Os ruxidos que dan

as que non poden deixar

de queimarse no agoardente,

quedando así purificadas.

E cando este brebaxe

baixe polas nosas gorxas,

quedaremos libres dos males da nosa

ialma e de todo embruxamento.

Forzas do ar, terra, mar e lume,

a vos fago esta chamada: si e verdade que tendes mais poder que a humana xente,

eiqui e agora, facede cos espritos

dos amigos que estan fora,

participen con nos desta queimada.

Búhos, lechuzas, sapos y brujas.

Demonios maléficos y diablos,

espíritus de las nevadas vegas.

Cuervos, salamandras y meigas,

hechizos de las curanderas.

Podridas cañas agujereadas,

hogar de gusanos y de alimañas.

Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos, olor de los muertos,

truenos y rayos.

Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pie del conejo.

Pecadora lengua de la mala mujer

casada con un hombre viejo.

Infierno de Satán y Belcebú,

fuego de los cadáveres en llamas,

cuerpos mutilados de los indecentes,

pedos de los infernales culos,

mugido de la mar embravecida.

Vientre inútil de la mujer soltera,

maullar de los gatos en celo,

pelo malo y sucio de la cabra mal parida.

Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja al del infierno,

y huirán las brujas a caballo de sus escobas, yéndose a bañar a la playa

de las arenas gordas.

¡Oíd, oíd! Los rugidos que dan

las que no pueden dejar

de quemarse en el aguardiente

quedando así purificadas.

Y cuando este brebaje

baje por nuestras gargantas,

quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento.

Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego,

a vosotros hago esta llamada:si es verdad que tenéis más poder que la humana gente,

aquí y ahora, haced que los espíritus

de los amigos que están fuera,

participen con nosotros de esta queimada.

Consulta todos nuestros viajes
Ver

Significado

Aparte del uso festivo que se le da a la queimada, por ejemplo, muy típica en la fiesta de la Noche de San Juan entre el 23 y el 24 de junio o en la víspera del Día de Difuntos, se le atribuyen propiedades curativas, y se cree que protege al que la consume de maleficios y espíritus malignos. Asimismo lo dice el conjuro en sus párrafos finales: “Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento”.

Otras culturas europeas tienen brebajes similares, de alta graduación alcohólica y que muchas veces se quema, como el “feuerzangenbowle”, un tipo de ponche alemán; el “glühwein” o vino caliente alemán e incluso el absenta quemado en centroeuropa.

el feuerzangenbowle

En cualquier lugar de Galicia, e incluso de España, podrás conseguir los ingredientes (principalmente, el aguardiente de orujo) e instrumentos necesarios para elaborarla. Incluso, muchos locales de restauración ofrecen este servicio, con conjuro incluido, para sus clientes. Nosotros conocemos muchos de estos lugares, y qué mejor celebración de fin de camino en Santiago de Compostela con una queimada. Si quieres una experiencia peregrina y gallega completa, ponte en contacto con nosotros, te ayudaremos a limpiar tu alma de todo lo malo.