Que el Camino de Santiago es muy beneficioso para la salud mental y física es algo que ya sabemos por experiencia propia. Tales son sus muchos beneficios que incluso sirve como instrumento con funciones terapéuticas y de sanación para ex-militares que se enfrentaron a duros y dramáticos episodios de guerra, duelos tras la muerte de seres queridos, historias de superación, etc. Queremos contarte las bondades que muchos peregrinos experimentaron en el Camino de Santiago, un camino que es también de terapia, curación y renacer, superpoderes que las distintas rutas jacobeas pueden ofrecer incluso en casos tan traumáticos como los que vamos a ver.

Heridas de guerra

Aquí tenemos un ejemplo muy reciente de historias terapéuticas en el camino, cuyo relato es sobrecogedor. La asociación Warriors on the Way, creada por el sacerdote de Texas Steve Rindhal en 2018, se dedica a organizar anualmente peregrinaciones en el Camino de Santiago para ex-militares estadounidenses afectados psicológicamente tras traumáticas experiencias en los frentes de guerra, como los que fueron Irak y Afganistán. Él mismo, ex-paracaidista de las Fuerzas Armadas de EE.UU., realizó por vez primera y en solitario el Camino de Santiago en el año 2016, y, según declara, “me di cuenta de la curación que el Camino de Santiago supuso para mi”, una especie de bálsamo sanador único.