El Pico Sacro es un monte situado en el municipio de Boqueixón (A Coruña), a unos 12 kilómetros de distancia de Santiago de Compostela. De hecho, desde la cima de este monte se vislumbra la ciudad de Santiago de Compostela, y está vinculado a ella no sólo por este motivo, pues en él la leyenda jacobea sitúa uno de los episodios de la Traslatio de los restos del Apóstol Santiago desde Palestina a el Finisterrae. Vamos a conocer un poco más de este Pico Sacro, en cuya cima se sitúan los dominios de la Reina Lupa, protagonista enigmática de la historia y leyenda jacobea.

Un monte de leyenda

El Pico Sacro, también denominado “Pico Sagro”, es una montaña de cuarzo a medio cristalizar con una singular y afilada cima cónica, que se alza sobre el nivel del mar unos 533 metros. Esta acentuación de su cima, además de ser hito de orientación para los peregrinos a su paso por estas tierras, ayuda a detener tormentas.

La vista a través del Pico Sacro

A nivel geológico es de gran importancia, y su formación se debe a movimientos tectónicos. En sus entrañas discurre una profunda cueva, “O Burato dos Mouros”, de 30 metros de profundidad, de la que se decía que fue construida por los romanos para la extracción de oro, algo muy habitual que ya hacían en Las Médulas (León) o en Montefurado (Lugo). Más teorías y leyendas hay sobre esta cueva, como la existencia de un dragón, o que llegaría a tener 120 metros de profundidad, aunque expertos espeleólogos consideran que su formación es debida a causas naturales.

La Reina Lupa y su palacio

En la historia del Camino de Santiago, como si de una película se tratase, hay una malvada, la Reina Lupa. Esta mujer era una pagana ama y señora de las tierras occidentales, es decir, del Finisterrae, y de hecho se la sitúa en diversos lugares de la geografía gallega.

Algunas leyendas localizan su palacio y residencia en el Castro Lupario, en el municipio de Brión (A Coruña), en las inmediaciones de la última etapa del Camino de Santiago Portugués y a 15 kilómetros de Santiago de Compostela. Declarado Bien de Interés Cultural en el año 2009, se puede acceder a él y admirar sus murallas.

El Castro Lupario de la Reina Lupa

Lupa y el Pico Sacro

En cuanto a su participación en la Traslatio, la versión del Códex Calixtinus cuenta que Lupa, ante la petición de los discípulos de Santiago, Teodoro y Atanasio, de disponer de un lugar donde enterrar los restos del Apóstol, los envió a este monte, donde encontrarían unos bueyes que les ayudarían en la construcción del sepulcro.

Se trataba de una trampa, ya que Lupa quería deshacerse de ellos, y al llegar a su cima se encontraron con un dragón, al que pudieron vencer tal vez por intercesión divina. Después de bendecir el monte, que en algunos textos citan también como monte Ilicinus, y renombrarlo como monte Sacro, se encuentran a unos enfurecidos bueyes que los discípulos amansan con su sola presencia. Finalmente, tras estos sucesos, la leyenda cuenta que la buena de Lupa se convence de las intenciones de los discípulos, destruye sus ídolos paganos y se convierte al cristianismo, así como todos sus vasallos.

La tradición oral cuenta también que Lupa tendría otra residencia en la cima del monte, con huerta incluida, dentro de una cueva. Puestos a imaginar, la memoria colectiva del lugar habla de la Calle de Lupa, una depresión que se encuentra en la cima del monte que habría sido abierta por un titán.

¿Qué fue de la Reina Lupa?

Lo dicho, la tradición cuenta que la Reina Lupa acabó convirtiéndose a la nueva fe. Tanto es así, que alguna teoría sitúa un eventual enterramiento en la propia Catedral de Santiago, pues se relacionó el nombre de una dama que aparece en una lauda reutilizada en el primer altar de Santiago con la mismísima Reina Lupa.

El Monte o Pindo visto desde el río

Otra teoría, con mucha fuerza en la Costa da Morte, sitúa este enterramiento en el mítico Monte Pindo, en Carnota (A Coruña), el considerado Olimpo de los Dioses Celtas.

“Pico Sacro, Pico Sacro, sáname de este mal que traigo”

Así reza el dicho popular acerca del Pico Sacro. Como vemos, la tradición popular tiene mucha imaginación, y el Pico Sacro y la Reina Lupa dan mucho que hablar en la leyenda jacobea. Merece mucho la pena visitar este monte, y para saber más hay un Centro de Interpretación del Pico Sacro, donde puedes profundizar más sobre este lugar y su enigmática señora.

El centro de interpretación del Pico Sacro

Una buena forma de visitar el Pico Sacro es realizar el Camino de Santiago por la Vía de la Plata, el Camino de Santiago Sanabrés o incluso el Camino de Santiago de Invierno. Disfrutarás, además, de un mirador que, al igual que el Monte do Gozo en el Camino de Santiago Francés, permite tener una fantástica vista de Santiago de Compostela, como colofón final a tu peregrinación.