Santiago de Compostela es una ciudad que ofrece mucho para visitar, pero si tienes más tiempo quizás te apetezca hacer excursiones desde la ciudad jacobea: además de ésta, puedes descubrir la magia de la Costa da Morte, con sus leyendas y su salvaje costa, o bien la calma de las Rías Baixas, con sus rías y litorales generosos en mariscos y vinos.

Llegas a Santiago de Compostela tras un buen camino, visitas la tumba del Apóstol en la Catedral, recoges tu credencial, te tomas un vino y a celebrar. Tal vez regreses a casa el día siguiente, o quizás prolongues tu estancia en Santiago de Compostela. Además de la ciudad jacobea, visitar otras zonas de Galicia cercanas puede ser el complemento ideal para tu peregrinación.

Costa da Morte y el sur de la provincia de A Coruña

Pontemaceira

Uno de los pueblos más bonitos de España, a escasos veinte minutos de Santiago de Compostela. Paso obligado en el Camino de Santiago a Finisterre y Muxía, con su imponente puente sobre el río Tambre y la leyenda jacobea asociada a él, podrás disfrutar de su hermoso paisaje, quizás un buen baño y un refrescante aperitivo.

Muxía

Bañada por el Océano Atlántico, esta hermosa villa marinera en el corazón de la Costa da Morte te hablará de leyendas marianas y del Apóstol, así como de historias sobre trágicos naufragios. En la Punta de la Barca podrás visitar santuario mariano de la Virgen de la Barca y sus Piedras Sagradas, el faro de Muxía, el Monumento de la Herida (recuerdo del petrolero Prestige) y el kilómetro 0 del Camino de Muxía. Si el día está un poco ventoso, podrás ver cómo rompe el mar en sus rocas, y te retamos a que encuentres los renacuajos que las habitan. En su puerto podrás disfrutar de la gastronomía gallega, así como de darte un baño en sus frescas y limpias aguas, aunque sea solo los pies.