La costa asturiana está llena de maravillas naturales y espacios tan maravillosos que nunca dejarán de sorprendernos. Y uno de estos lugares de deseo son, sin lugar a duda, los Bufones de Pría. Se trata de una zona ubicada en la localidad de Llames de Pría, dentro del concejo asturiano de Llanes, entre Llanes y Ribadesella, en pleno Camino del Norte. Está conformada por sendos acantilados donde sentirás todo el poder del mar únicamente cuando el Cantábrico se encuentre en pleamar.

Los Bufones de Pría representan el lado más salvaje de la región. Y sí, solo puedes mirarlos en verdadera acción en algunas temporadas del año.

La actividad de estas chimeneas naturales que integran los Paisajes Protegidos de la Costa Oriental de Asturias alcanza su máximo esplendor cuando el agua de mar escapa con fuerza suprema, a través de las grietas de las rocas calizas ocasionadas por años y años de erosión. Este fenómeno natural que ha llamado la atención de propios y visitantes es posible, sobre todo en otoño e invierno, cuando el fuerte oleaje combinado con el aire comprimido en cuevas subterráneas permiten un salto de agua hacia la superficie, cual surtidor a presión, capaz de alcanzar hasta los 20 metros de altura.

Pero mientras el Cantábrico esté en calma, solo podemos conformarnos con sentir bajo nuestros pies o escuchar a kilómetros de distancia el bramido del mar, convirtiéndose, de igual forma, en un atractivo de interés que ha logrado la visita de cientos de miles durante todo el año.

Bufones de Pría con el mar embrabecido

¿Qué rutas hacer en Bufones de Pría?

Mirador desde acantilado en los Bufones de Pría