La pasión que suscita el Camino de Santiago entre sus peregrinos no tiene fronteras, y así lo ha demostrado un veterano peregrino con una curiosa y bonita iniciativa. Norman Sinclair, un apasionado peregrino dedicado al mundo de las flores, quiere tener más cerca el camino, y está llevando a cabo un hermanamiento entre el país germano y Sarria, decorando con flores puntos y tramos del Camino de Santiago. Vamos a conocer su historia, que hermana su profesión con su pasión por la ruta jacobea.

Médico, florero y veterano peregrino

Norman Sinclair es un veterano peregrino de Münsterland (Alemania) que es médico, aunque se dedica desde hace varios años a su floristería en Lengerich. Nacido en Venezuela, lleva 54 años instalado en el país germano, y entre 2010 y 2014 realizó varias veces el Camino de Santiago, con un acumulado de casi 5.000 kilómetros entre el Camino de Santiago del Norte, la Vía de la Plata, el Camino de Santiago Francés, el Camino de Santiago Portugués y el Camino de Santiago de Finisterre y Muxía.

Norman Sinclair, el artífice de la plantación de rosas

Con motivo de un viaje de trabajo, fue invitado a visitar el vivero Rosales Ferrer de Valencia, cuya viverista es Matilde Ferrer. Allí descubrió un tipo de rosa que le enamoró, la Rosa Castell d’Alaquàs, una flor sencilla, de colores vivos, diseñada para volver a florecer durante todas las estaciones del año y capaz de sobrevivir ante la ausencia temporal de agua.

“La rosa tiene un carácter especial”, explica Norman Sinclair

Se trata de una raza híbrida, pues la madre es de Sevilla y el padre de California. El resultado que se obtiene es el de una rosa fuerte y resistente, que crece por sí sola y no requiere mantenimiento. Florece la mayor parte del año y es interesante desde el punto de vista ecológico, pues sus grandes y llamativos estambres amarillos atraen a las abejas.

Así, en dicho vivero le regalaron dos plantas de esta flor para que las llevase como recuerdo a Alemania. Mientras conducía su coche de vuelta a casa, surgió la idea de plantar las rosas en diferentes puntos del Camino de Santiago. Puso la primera rosa en una iglesia de Santiago de Turégano (Segovia). “La gente local se sintió conmovida y agradecida”, declaró el bueno de Norman. Esto le impulsó a llevarse la idea a casa, equipar el Camino de Santiago desde Osnabrück a Münster con este tipo de rosa.

La rosa podría convertirse en un símbolo del Camino de Santiago

En el verano de 2019, Norman se puso en contacto con la Comisión de Antigüedades de la Asociación Regional de Westfalia-Lippe (LWL) en Münster e informó sobre su idea de plantar la rosa española a lo largo del Camino de Santiago en Münsterland. Fue invitado al taller de la comisión “Caminos de los peregrinos en Westfalia” y dio una conferencia sobre la rosa y su deseo de plantarla en los lugares de peregrinación. La LWL estaba muy interesada y apoyó su proyecto. Bautizada como la “Rosa Peregrina”, a día de hoy ya hay 350 kilómetros del Camino de Santiago en Alemania sembrados con esta flor, y “la mayoría se encuentran en iglesias, conventos o monumentos nacionales”.

El comienzo de este camino en Osnabruck

La “Rosa Peregrina” en España

Sin embargo, Norman quiere ir a más, y siempre tuvo la idea de traer la flor a Galicia. Se puso en contacto con la Asociación de Amigos do Camiño de Santiago de la Comarca de Sarria y está haciendo realidad su sueño de hermanar Alemania y Sarria con la “Rosa Peregrina” a lo largo del Camino de Santiago. En la pasada semana se le ha podido ver plantando flores en Samos, Teiguín, Renche, Triacastela, Fonfría, Barbadelo, Ferreiros, Portomarín u O Cebreiro. En esta última localidad, además, homenajeó a Elías Valiña plantando algunos ejemplares junto a la estatua del religioso, y, siguiendo su ejemplo, Norman afirma que “con las rosas estoy preparando una invasión desde Alemania”.

El comienzo en Sarria de la Rosa del Camino

Todo comienza en Sarria

Pues así es, en Sarria comienza esta “invasión” de la “Rosa Peregrina”, aunque el objetivo es cada vez más ambicioso y quiere llegar a León y, por supuesto, a Santiago de Compostela. Seguramente esta red floral a través del Camino de Santiago crezca todavía más, y Norman pretende también crear una “red informativa” con el registro de los lugares donde planta las flores.

Unimos a toda la comarca para el mismo fin“, asegura Jorge López, presidente de la Asociación Amigos do Camiño de la Comarca de Sarria, que colabora con los trabajos florales. Y es que Norman afirma que con esta iniciativa quiere crear la “Vía Floral”, que a través de 2.975 kilómetros una Alemania con Santiago de Compostela.

Por ahora, lleva treinta plantas colocadas en la comarca de Sarria, y espera que florezcan el verano que viene. Tal vez te apetezca verlas en todo su esplendor, y para ello puedes hacer el Camino de Santiago Francés desde Sarria. Nosotros estaremos muy pendientes de cómo van e incluso peregrinaremos para olerlas y disfrutar de ellas.