El Camino de Santiago y sus diferentes rutas no existirían sin los peregrinos que viajan a Santiago de Compostela, pues son los que le dan sentido como protagonistas del hecho jacobeo. En los distintos caminos podrás encontrar peregrinos de carne y hueso como tú, pero también muchas esculturas que, como homenaje a su figura, se erigen en algunos puntos emblemáticos de la ruta. En este artículo conoceremos más sobre algunas de las principales esculturas, algunas más recientes que otras, que te encontrarás peregrinando a Compostela.

Todas las rutas del Camino de Santiago
Ver

Esculturas en el Camino de Santiago Francés

Nos dirigimos a Roncesvalles, en el comienzo del Camino de Santiago Francés en España, donde puedes contemplar la escultura llamada “Estela del Camino”. Situada en los jardines de la Real Colegiata de Roncesvalles, se trata de una obra realizada en acero corten por el escultor navarro Faustino Aizkorbe, inaugurada el 31 de mayo de 2013. Se trata de una obra abstracta debido a su forma de espiral, que representa el movimiento que implica el viaje del peregrino. Además, las irregularidades de la cinta espiral nos hablan de todas aquellas vivencias, buenas y malas, que podemos experimentar en la peregrinación, e incluso las irregularidades del relieve que el peregrino se encuentra durante el viaje. Distintas muescas en la cinta representan las etapas que, poco a poco, llevan al peregrino al centro, a Santiago de Compostela, un vértice vacío que cada uno llenará durante su vivencia peregrina.

“Donde se cruza el camino del viento con el de las estrellas”

Así reza el monumento que encontramos si avanzamos hacia Santiago de Compostela, un conjunto escultórico mítico en el Camino de Santiago, el Monumento del Alto del Perdón, erigido a más de 900 msnm. Son varias figuras de chapa que representan a peregrinos en distintas épocas, acompañados de caballos, mulas e incluso perros. Instalado en 1996, es obra de Vicente Galbete, y desde aquí tienes una de las panorámicas más importantes de la ruta francesa.

Más adelante, en Santo Domingo de la Calzada, puedes visitar una curiosa escultura, “Aperos del Peregrino”, situada a la altura del número 31 de la calle Mayor. En ella vemos el conjunto de elementos que identifican al peregrino y son necesarios para su viaje, como un par de botas, una mochila, un bastón, la concha de vieira e incluso una bicicleta, homenajeando también a los “bicigrinos”. En la misma localidad puedes encontrar el más clásico Monumento al Peregrino, ante el Parador de la villa, una obra realizada en 1971 por el escultor Vicente Ochoa.

Continuamos caminando y en la plaza del Rey San Fernando de Burgos, a los pies de la catedral, puedes encontrar una hermosa estatua de un peregrino en bronce. Realizada por el escultor burgalés Teodoro Antonio Ruiz, representa un peregrino descansando, pues está sentado en un banco con la catedral a sus espaldas. Un buen reclamo turístico, pues te puedes fotografiar sentado a su lado y con la bella panorámica de la plaza y la catedral burgalesa. Muy cerca, en la calle de Fernán González, puedes encontrar otra escultura que representa un peregrino cuidándose los pies, en una escena clásica de todo peregrino que se precie.

La escultura al peregrino de Burgos

Continuamos peregrinando, y, en la Puerta del Castillo de Mansilla de las Mulas encontraremos otro Monumento al peregrino, un crucero de piedra en el que, a sus pies, podemos ver tres peregrinos descansando. En esta escultura, obra del escultor Ángel Muñiz en 1998,  destaca la presencia de una mujer joven peregrina, algo que no se ve mucho en estos monumentos.

Ya en León hay que destacar el Monumento al Peregrino situado en el crucero de la majestuosa plaza de San Marcos, obra del escultor Martín Vázquez de Acuña e inaugurada en 1998. Reposando descalzo en la base del crucero, el peregrino se muestra quizás dormido, o quizás reflexionando.

Ya en Galicia, en el Alto de San Roque, tras pasar O Cebreiro, se encuentra el Monumento al Peregrino, a 1.270 msnm. Es obra del escultor gallego José María Acuña instalada aquí en 1993, con ocasión del Año Santo. Muestra a un peregrino caminando que ha de sujetarse el sombrero, debido al fuerte viento que muchas veces se puede encontrar aquí.

Por último, y común al Camino de Santiago del Norte y el Camino de Santiago Primitivo, situada en el Monte do Gozo, a escasos cinco kilómetros de Santiago de Compostela, encontramos una icónica imagen, el Monumento a los Peregrinos. Se trata de dos peregrinos que, ante la primera visión de las torres de la Catedral de Santiago, muestran su júbilo ante la inminente llegada. Como ellos, todo peregrino siente lo mismo, y es un lugar icónico donde fotografiarse. Instalada en el Año Santo de 1993, es obra del escultor gallego José María Acuña.

Las esculturas del Camino de Santiago en el Monte do Gozo

Esculturas en el Camino de Santiago Portugués

En el Camino de Santiago Portugués, a la entrada de Tui, hay una escultura realizada por el artista tudense Juan Vázquez, en la que se ve un peregrino descansando al lado de una fuente con concha de vieira. A la salida de la ciudad, y junto al puente romano del río Louro o puente da Veiga, encontramos una escultura en piedra con la silueta de un peregrino horadada en su interior, bastón incluido

Más adelante, en la siguiente etapa, encontramos una reciente escultura, más bien plancha de piedra, con la forma de un peregrino. A la entrada de Redondela, bajo un viaducto, y realizada por los alumnos del Taller de Emprego «Redondela Vila Bela II” en 2019, se encuentra este monumento donde los peregrinos hacen parada obligatoria para fotografiarse “dentro” de esta obra. Además, cuenta con un mapa de la propia ruta portuguesa en Galicia.

Esculturas en el Camino de Santiago Primitivo

En el primero de los caminos a Santiago, el Camino Primitivo desde Oviedo, hay que destacar un monumento que homenajea a todos los peregrinos pero, en especial, al considerado primer peregrino de la Historia: se trata del Monumento a Alfonso II “el Casto”. Situada junto a la Catedral de Oviedo, es obra del escultor Victor Hevia, hecha en piedra en 1942. La ciudad ovetense regaló en 1965 a la ciudad de Santiago de Compostela una copia de esta escultura, que podemos ver junto a la Facultad de Geografía e Historia de la ciudad compostelana.

Las esculturas del Camino en Oviedo

Esculturas en el Camino de Santiago Inglés

En el Camino de Santiago Inglés, en el lugar de Ardemil, podemos ver un curioso y surrealista conjunto de esculturas en las que, además de homenajear a los peregrinos con una escultura en granito del Apóstol Santiago Peregrino, hay un dinosaurio gigante que a veces lo podemos encontrar devorando a una chica, a lo King Kong. Un arco con dos tractores y demás piezas con distintas figuras hacen de este lugar una parada obligatoria para los sorprendidos peregrinos.

Consulta todos nuestros viajes
Ver

Esculturas vivas, en constante peregrinación

Como ves, muchas son las obras escultóricas que podemos ver en las distintas rutas a Santiago de Compostela, sobre todo en el Camino Francés. Son esculturas que nos homenajean como peregrinos, además de regalarnos hermosas imágenes e instantáneas que nos permitirán recordar por siempre nuestra aventura peregrina.

Si conoces alguna más, por favor ayúdanos en nuestro inventario particular y comenta más abajo qué otras esculturas conoces. Y si no conoces estas, te invitamos a que las admires realizando algún Camino de Santiago.