El Camino de Santiago comprende un conjunto de rutas que ofrecen una gran variedad de paisajes, escenas y panorámicas que muchas veces nos dejan con la boca abierta. Si has hecho alguna ruta sabrás de qué hablamos, ¿verdad? Todo peregrino, sea amante o no de la fotografía, siempre inmortaliza muchas de esas estampas que acarician nuestras retinas, bien con la cámara del móvil o bien con una máquina de fotos. Ahora bien, ¿te imaginas esas mismas estampas registradas a vista de pájaro? Como respuesta a esta pregunta, y como buenos gallegos que somos, contestamos con otra: ¿se puede volar un dron en el Camino de Santiago? La respuesta es sí, pero con algunos detalles importantes a tener en cuenta.

¿Qué dice la normativa?

La sociedad tecnológica actual ofrece herramientas increíbles para nuestro día a día, y la reciente tecnología de drones nos permite capturar fascinantes planos, sean imágenes fijas o en movimiento. El término dron, que viene del inglés drone (“zángano”) viene definido por la RAE como “aeronave no tripulada”. Sería pues un vehículo aéreo no tripulado, que vuela sin tripulación ni piloto, pues éste ejerce su rol remotamente.

Una persona lanzando un dron

No obstante, estamos hablando de un tipo de aeronave a control remoto que no es un juguete, y según sus características le afectará la normativa vigente, competencia de la Unión Europea. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) pone a disposición en su web dicha normativa, vigente desde el pasado 31 de diciembre de 2020, que ha establecido algunos cambios, como por ejemplo, ya no hay distinción entre vuelo profesional o vuelo recreativo. Veamos los detalles.

En primer lugar, como sucede con el carnet de conducir, un primer requisito es la edad. Los menores de 12 años pueden volar un dron con la supervisión de un adulto; hasta 14 años, en cambio, ya no es necesaria, siempre como uso recreativo. A partir de los 16 años ya puedes volar un dron.

Un niño volando un dron

A continuación, hay que tener en cuenta el peso de la aeronave: para volar un dron de más de 250 gramos deberás acreditar una formación, es decir, superar unos exámenes online de la AESA, que dependerán de la categoría que desees (nivel 1 o 2). Esta acreditación te permite volar en todo el espacio aéreo europeo. No obstante, y aquí viene la buena noticia, si pesa menos de 250 gramos, puedes pilotar sin certificación alguna, lo cual hace posible volar un dron en el Camino de Santiago.

Un dron es una aeronave y, como tal, se debe pilotar con responsabilidad

Efectivamente, ahora que sabemos que puedes volar un dron peregrino, recuerda que la responsabilidad y el sentido común son consustanciales a pilotar un dron, igual que otro vehículo. En relación a esto, debes tener en cuenta algunas limitaciones:

Volando un dron en el campo

  • has de tener siempre contacto visual con la aeronave, excepto con alguna categoría específica;
  • no se puede superar los 120 metros de altura, ni los 50 metros en horizontal;
  • si estás cerca de un aeropuerto, aeródromo o espacio aéreo controlado, deberás estar alejado de él al menos 8 kilómetros;
  • tampoco puedes volar sobre espacios naturales protegidos, como Parques Naturales, zonas de conservación de fauna, Reservas de la Biosfera;
  • no vulnerar la Ley de Protección de Datos y cuidar el Derecho a la Intimidad y al Honor de las personas que puedan ser registradas por la cámara del dron;
  • el seguro de responsabilidad civil no es obligatorio, pero recomendable: ante cualquier daño, deberás responder tú.

Algunos ejemplos

Desde el año 2018 la Xunta de Galicia ha desarrollado un proyecto de dron que ofrece atención cardiovascular a los peregrinos en el Camino de Santiago. Este dron medicalizado se llama Lúa, y tiene servicios telemáticos de atención al peregrino, un kit sanitario con medicamentos, unas gafas 5G y un desfibrilador semiautomático. Cuando hay una emergencia, se debe llamar a 061, y por medio de geolocalización, Lúa llegará hasta el lugar del incidente, y la persona o peregrino  que esté atendiendo al paciente debe ponerse las gafas, que permitirán a los técnicos ver lo que sucede y así asesorar de lo que hay que hacer.

Lúa, el dron del Camino

Nosotros no hemos volado un dron en el Camino de Santiago, pero sí hemos visto peregrinos haciéndolo. Recientemente os hemos hablado del proyecto “I’ll Push You”, y en su peregrinación había un piloto de dron que ofreció al proyecto imágenes aéreas tomadas por un dron muy espectaculares. Uno de los planos más impresionantes que recordamos es la llegada a Portomarín, en el Camino de Santiago Francés, cruzando el puente nuevo.

Sí, se puede volar un dron en el Camino de Santiago

No, no hace falta que te subas a un árbol o un campanario de iglesia para tomar planos impresionantes del Camino de Santiago, ¡puedes caerte y lastimarte! Si te gustaría hacer alguna ruta jacobea con un dron, ahora ya sabes que se puede, pero siempre con “sentidiño”, como dicen en Galicia.

¡Ultreia et suseia, nunca mejor dicho!