Con el fin del verano damos la bienvenida al otoño, una estación del año muy interesante para hacer el Camino de Santiago. Tras el equinoccio de otoño, el 23 de septiembre, los meses de esta estación te sorprenderán con hermosos paisajes y una experiencia peregrina más tranquila e íntima. En este artículo te hablaremos de todo lo que debes saber si vas a lanzarte a la aventura de recorrer el Camino de Santiago en este otoño de Año Santo.

Ventajas de hacer el Camino en Otoño

El otoño te regalará temperaturas más suaves que el verano, y el calor asfixiante no será un gran problema en tu caminar. Los días serán más cortos y tendrás más horas de frescor, sobre todo por las mañanas y al anochecer.

La afluencia de peregrinos más baja es una de las ventajas principales de esta época del año, pues el fin de las vacaciones y la vuelta a la rutina diaria aligera el tránsito de caminantes. Un camino más tranquilo e íntimo te espera en Otoño.

Podrás encontrar alojamiento fácilmente, pues al haber menos peregrinos será más fácil conseguir una plaza en un albergue o en algún lugar especial y tranquilo. Así tendrás más tiempo en disfrutar de las localidades por donde pasas.

Los paisajes de hoja caduca son los protagonistas de esta época del año, con un abanico de colores que llenarán tus sentidos. No obstante, en función del mes, de la ruta y de los tramos que escojas, podrás encontrar incluso los primeros paisajes nevados. Además, podrás ver cómo se realizan algunas actividades agrícolas propias de la época en los lugares por donde pasa el Camino.

Cómo hacer el Camino en Otoño

En Otoño hay que tener en cuenta para hacer el Camino

Si el clima y la temperatura en Otoño son más suaves, ello también puede significar la llegada de las primeras lluvias. Debes de tener en cuenta este factor y equiparte adecuadamente para prevenir mojaduras: ropa impermeable y un buen calzado son importantísimos. ¿Que hacer si llueve durante el Camino de Santiago?

En relación a lo anterior, la mochila tal vez pese más, puesto que deberás llevar un chubasquero o un impermeable, un abrigo y quizás ropa de aguas y mudas. Considera, además, que puedas recorrer tramos nevados.

Al haber menos peregrinos, habrá menos gente nueva que conocer, aunque en realidad siempre podrás pronunciar el saludo peregrino, pues te garantizamos que encontrarás a otros caminantes como tú.

Quizás algunos servicios mengüen en disponibilidad, como el transporte de mochilas, así como la cantidad de alojamientos. Al ser temporada baja es probable que te encuentres con esta situación, pero nosotros te podemos ayudar en esa tarea.

¿Qué camino elegir?

En realidad, cualquiera de los caminos merece ser recorrido, pues la sola experiencia de peregrinar es muy especial. No obstante, puedes decidirte en función de los paisajes que quieras encontrar, o bien decidirte por un camino con más servicios.

El Camino de Santiago Francés es uno de los mejor dotados, y en sus últimos 100 kilómetros encontrarás todos los servicios necesarios, disfrutando de los hermosos bosques de la Galicia interior y sus prados de maíz a punto de cosechar. Lo mismo sucede con el Camino Portugués, si bien este discurre más cerca de la costa, y por ejemplo te permitirá conocer el trabajo de la vendimia en la Galicia de las Rías Baixas.

Los paisajes de alta montaña otoñal los puedes encontrar en el Camino Primitivo y las altas cumbres del Alto del Acebo, así como en el Camino Francés con el mítico Alto do Cebreiro. A pesar de su nombre, el Camino de Invierno es también muy especial en otoño, con los bucólicos paisajes de la Ribeira Sacra.

La ribeira sacra en otoño

Hemos de insistir en que cualquier camino puede ser recorrido en otoño, como el Camino Inglés, el Camino del Norte, la Vía de la Plata, el Camino de Finisterre y Muxía, etc., y todos ellos te ofrecerán hermosas instantáneas.

¿Qué llevar en la mochila?

Como comentamos más arriba, hay que contar con que en otoño puede llover y que las temperaturas son algo más frescas fuera de las horas centrales del día, sobre todo al comienzo de cada etapa. Llevar algo de ropa de abrigo y protección frente a la lluvia es lo principal que debes considerar a la hora de hacer tu mochila.

Lo que ocurre si te llueve en el Camino de Santiago

Qué hacer en un otoño peregrino

Caminando alguna de las rutas a Compostela podrás descubrir el trabajo campesino local y que corresponde a los meses del otoño, como la vendimia y demás cosechas. Además de caminar, al final de cada etapa puedes descubrir la cultura local de la villa fin de etapa, visitar sus monumentos, degustar su gastronomía. En Galicia se celebran los magostos, fiestas en las que se recogen y se comen las castañas asadas. Además de castañas, es una época de vinos y setas, y tal vez te apetezca visitar alguna bodega o degustar la gastronomía local y de kilómetro 0.

La Gastronomía en Galicia durante el Otoño

Qué camino elegir, qué tramo caminar, qué división de etapas establecer, buscar alojamiento… Éstas son cuestiones importantes que has de plantearte para organizar tu Camino de Santiago, pero que no han de frenarte a la hora de hacer el Camino de Santiago en otoño. En este artículo hemos querido darte algunos consejos, y por supuesto ofrecerte toda la ayuda que necesites para que tu experiencia peregrina sea total.

¡Estamos aquí para ayudarte a hacer el Camino más fácil!

Estos articulos tambien te podrían interesar: