Plaza General Ponte

Información sobre Grado

La pequeña villa de Grado es cruce de Caminos, fértiles huertas, minería, arquitectura medieval, palaciega e indiana, mercados, fiestas, dulces, comerciantes y gente maravillosa y amable. Y es que Grado te sorprenderá en todos los sentidos, no solo por la gran cantidad de monumentos y pintorescas casas que visitar, si no por el buen ambiente y la calidez de sus gentes.

En este concejo se unen y se separan dos importantes itinerarios, el Camino Primitivo y el Camín Real de la Mesa, antigua calzada romana. Y es que el pueblo desde siglos convivió con el paso de caminantes, y quizás es precisamente por eso que se ha convertido en uno de los lugares más hospitalarios de toda la comunidad asturiana.

El casco histórico de Grado no tiene desperdicio alguno, y conserva interesantes vestigios arquitectónicos especialmente de los siglos XVIII y XIX, lo que además le da un tinte muy romántico a un paseo por esta villa ilustre, donde cada rincón te transporta a universos paralelos.

Qué ver y hacer en Grado

Capilla de los Dolores

Quizá el edificio más emblemático de toda la villa de Grado sea la Capilla de Los Dolores. Está emplazada dentro de lo que fue la huerta del Palacio y fue construida por orden del tercer marqués de Valdecarzana con idea de panteón funerario. Al no encontrarse vestigios de inhumaciones, no se sabe con exactitud si alguien llegó a enterrarse en ella o no. La creencia generalizada es que nunca tuvo enterramientos, pero existe el testimonio oral de un vecino de la Villa, Tito el de la Farmacia, que afirmaba que sí los hubo hasta que, a consecuencia de la Guerra Civil, las tumbas fueron profanadas.