La pétrea ciudad de Santiago de Compostela es, en sí misma, un museo al aire libre, con un casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 4 de diciembre de 1985. Además de disfrutar sus calles, plazas, callejuelas, monumentos, zonas verdes y demás, hay una serie de interesantes museos que debes anotar en tu lista de viaje y visitar, pues te garantizamos que te sorprenderán gratamente. ¿Nos vamos de tour?

Antes de empezar

Como sabrás, en Santiago “la lluvia es arte”, y si te toca un día lluvioso, visitar los museos de la ciudad es una buena alternativa para las borrascosas jornadas compostelanas.

Considera el tiempo que vas a estar en Santiago de Compostela. Si eres un turista al uso, tal vez varios días; si eres un peregrino, quizás también o incluso menos. Para ver los museos bien, tal vez necesites una o dos horas por museo, y nosotros recomendamos no visitar más de dos por día, para así no saturarnos de información.

Necesitas tiempo para ver los museos de Santiago de Compostela

Si eres peregrino y tienes tu credencial o Compostela, consulta si tienes algún tipo de descuento en la tarifa, varios museos lo ofrecen. De todas formas, las tarifas de visita no son muy altas, y pueden ir desde 1 € a 15€. Hay incluso tarifas que comprenden varios museos o espacios expositivos a la vez. Además, casi siempre los museos tienen su día semanal de acceso libre, cuando la entrada es gratuita. Te aconsejamos que consultes estos detalles en la Oficina de Turismo de Santiago de Compostela.

Prácticamente todos los principales museos están en el casco histórico de Santiago de Compostela, es decir, muy cerca, lo cual es una gran ventaja a la hora de organizar la agenda.

Museo de la Catedral

Como no podía ser de otra forma, este es quizás el museo más importante de Santiago de Compostela, el propio de su sede catedralicia. Este museo ofrece varios espacios expositivos en su Colección Permanente que muestran la historia y el arte de la Catedral. Además, ofrece la posibilidad de visitar espacios muy especiales de la misma, como el Pazo de Xelmírez, la Cripta y el Pórtico de la Gloria, las cubiertas, la Torre de la Carraca o la Colegiata de Santa María la Real de Sar, fuera del casco histórico. Con las  distintas modalidades de visita puedes obtener una entrada personalizada en función de lo que quieras visitar. Además, aquí tienes otra forma de visitarlo, aunque no estés en Santiago de Compostela.

El museo de la Catedral de Santiago

Museo de las Peregrinaciones

Quizás el único de España en su materia, ocupa el lateral Este de la Plaza de Platerías, en pleno corazón del casco histórico y detrás del claustro de la Catedral. Creado a finales de 1951, en él podrás conocer cómo el fenómeno de la peregrinación se erigió en fundador natural de Santiago de Compostela, urbe que fue evolucionando siempre ligado a él. Tanto si eres peregrino como si no, merece una visita. Y otra vez, aunque no estés en la ciudad, aquí puedes visitarlo.

El museo de las peregrinaciones

Monasterio e Iglesia de San Martín Pinario

Este museo ofrece, al igual que la Catedral, varios espacios expositivos, como la iglesia, el museo, las exposiciones temporales, etc., creando un gran espacio arquitectónico y expositivo. El Coro Lígneo de la Catedral de Santiago, el Gabinete de Historia Natural, la Botica del Monasterio, entre otros, son contenedores y contenidos de gran valor histórico y que generan mucho asombro entre los visitantes, entre ellos, el que aquí escribe. En frente de la fachada Norte de la Catedral, Azabacherías, encontrarás este gran espacio (el conjunto total, incluída la Hospedería, es el segundo edificio más grande de España en superficie tras el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial): déjate sorprender con una visita. Además, su programa expositivo también incluye conferencias y actuaciones de música clásica y sacra.

El museo del San Martín Pinario

Museo La Casa de la Troya

Este museo recrea la pensión de estudiantes universitarios que en Santiago de Compostela protagonizan la acción de la novela de mismo título de Alejandro Pérez Lugín, entre finales del siglo XIX e inicios del siglo XX. En los distintos pisos y espacios podrás ver cómo era la desenfrenada vida de los estudiantes protagonistas de la historia, cuyas andaduras, aventuras y amoríos conocerás si has leído la novela; sino, tras una visita al museo seguro que irás a la primera librería a conseguir el libro, que nos ofrece una real y divertida imagen de la vida estudiantil compostelana.

Museo de Santiago de Compostela Casa de Troya

Museo do Pobo Galego

Se trata de un museo de carácter etnográfico que nos ilustra acerca de la cultura gallega a lo largo de la historia. Situado en las dependencias del Convento de San Domingos de Bonaval, al lado del parque, cementerio y jardines del mismo nombre, con una visita podrás conocer más a fondo todo el acervo cultural  tradicional de Galicia. No te olvides de visitar la triple escalera helicoidal y el Panteón de los Gallegos Ilustres en la iglesia del convento. Cuenta, además, con biblioteca y archivo documental.

CGAC (Centro Galego de Arte Contemporánea)

El CGAC se diferencia de los demás por sus fondos, pues como reza su nombre, se trata de un museo de arte contemporáneo, de los más importantes de Galicia. Situado en el edificio proyectado por el arquitecto portugués Álvaro Siza, contiene fondos permanentes y propone exposiciones temporales, así como distintas actividades, talleres, biblioteca y cafetería. Lo tienes enfrente del Museo do Pobo Galego, cerca de Porta do Camiño, por donde entran los peregrinos del Camino Francés, Primitivo y del Norte. Si decides regalarle una visita, consulta en su web qué exposiciones ofrece.

El Museo CGAC en Santiago de Compostela

Sea cual sea el Camino de Santiago que hagas, te recomendamos que visites alguno de estos museos. Hay más en la ciudad jacobea, pero consideramos que éstos son los museos más interesantes y enriquecedores en tu experiencia peregrina.