La palabra “fácil” o “difícil” es un término subjetivo dependiendo de a quién se le pregunte, lo que a unos nos puede parecer muy fácil a otros no, y viceversa. En el Camino de Santiago dependerá de varios factores. La época del año en la que se realice, tu condición física, la orografía del terreno, la distancia total a recorrer y los kilómetros diarios que hagas, si llevas cargando tu mochila o contratas servicio de transporte de equipaje, entre muchas otras.

Si eres principiante y es tu primera vez en el Camino de Santiago, hay dos rutas que son perfectas para ti con las que te aseguramos acertarás al 100%.

 

Últimos 100 kilómetros del Camino Francés desde Sarria:

Es la ruta más popular y conocida, perfecta para hacer el Camino de Santiago por primera vez si dispones de poco tiempo. Una fama que se debe a la calidad de sus servicios, la variada oferta de alojamiento y restauración y, sobre todo, a su gran belleza.

La dificultad de las etapas no es excesivamente dura. Durante una semana caminarás alrededor de 20 kilómetros diarios por caminos de tierra y senderos rurales asfaltados, sin grandes desniveles. Una ruta muy cómoda ideal para cualquier edad, motivo por el cual muchas familias se animan a hacerlo con niños y personas mayores.

Últimos 100 kilómetros del Camino Portugués desde Tui

Otra muy buena opción para principiantes la encontramos al sur de Galicia, en Tui. Desde aquí podemos hacer el Camino de Santiago en aproximadamente una semana. Al igual que en el Camino Francés son etapas cortas y sin desniveles, con bastantes tramos por carretera. Durante tu viaje no tendrás problema para encontrar lugares en los que descansar y avituallarte, y encontrarás una gran oferta de alojamiento y servicios (lavanderías, supermercados, taxis, etc.)