Antes de nada, queremos que sepas que para hacer el Camino de Santiago no es necesario ser un gran deportista o estar acostumbrado a caminar grandes distancias todos los días. Todo el mundo puede hacerlo, y te aseguramos que tú también.

Si te estás planteando este viaje y no estás seguro de tu condición física, no te preocupes. Lo primero que debes hacer es mentalizarte de que vas a caminar una media de 20 kilómetros diarios. En caso de que te veas incapaz tienes dos opciones, empezar a entrenar, realizar etapas más cortas, o unirte a un viaje en grupo organizado que cuente con vehículo de apoyo

 

Si quieres empezar a entrenar y no sabes cómo, te recomendamos leer nuestro artículo sobre Entrenamiento para el Camino de Santiago.