Aunque las taquillas cada vez son más frecuentes en los albergues, algunos no disponen de este servicio y te tocará extremar precauciones.

Por norma general el nivel de delincuencia en el Camino de Santiago es muy bajo y todos los peregrinos comparten los mismos valores de solidaridad y respeto hacia los demás. Pero como gente mala hay en todo el mundo, deberás aplicar la lógica y el sentido común.

Si quieres evitar disgustos intenta no dejar dinero ni objetos de valor a la vista. Recomendamos utilizar una riñonera o mochila pequeña para mantener tus pertenencias contigo en todo momento y colocar un pequeño candado en tu equipaje.