La batería de la bicicleta está preparada para tener una autonomía suficiente para aguantar unos 80 km, utilizando sobre un nivel 2 de asistencia de la misma. En caso de necesitar una mayor asistencia, la batería aguantará menos y viceversa. En cuanto a la carga de la batería, esta debe ser enchufada para recargarse con un cargador especial. Se puede cargar directamente al cuadro, o desmontarla y retirarla para llevarla a cargar a dónde sea necesario.