A la hora de elegir la ropa para llevar al Camino de Santiago deberás tener en cuenta la época del año en la que te encuentres y prestar atención a la climatología.

 

Aquí tienes un listado de lo que no puede faltar:

 

Meses cálidos y suaves: Necesitarás ropa cómoda y transpirable, pantalones y camisetas cortos, gorra o sombreros, sudadera o forro polar para las noches y mañanas más frescas y un chubasquero ligero

 

Meses fríos: Ropa cálida pero transpirable, que evite el sudor y te permita mantener la temperatura corporal. Elige camisetas y mallas térmicas para poner por debajo de la ropa, un forro polar grueso, abrigo impermeable, chubasquero, gorro, guantes y braga para el cuello.