Hoy en día el Camino de Santiago se adapta a casi todo el mundo, y podrás elegir una ruta u otra, con etapas más o menos cortas en función de tus necesidades.

Lo primero y más importante antes de hacer el Camino de Santiago embarazado/a es hablar con tu médico o especialista, son los únicos que tienen conocimientos reales para confirmarte si puedes hacer o no el viaje.

Si tu médico te ha dado el visto bueno y estás decidida a hacerlo, te recomendamos seguir estos consejos.