Cada itinerario jacobeo tiene su punto de inicio en un lugar diferente. El Camino Francés comienza en Saint Jean Pied de Port (Francia), el Camino del Norte en Irún, el Camino Primitivo comienza en Oviedo, el Camino Inglés comienza en Ferrol. La Ruta de la Plata parte de Sevilla, el Camino Portugués Central desde Lisboa y el Camino Portugués de la Costa desde Oporto.

 

El Camino de Santiago termina en Santiago de Compostela, con la obligatoria visita a la Catedral y a la tumba del Apóstol Santiago. Pero hay una ruta jacobea en la que Santiago es el inicio y no la meta, se trata del Camino a Finisterre, cuyo objetivo será llegar al “Fin del Mundo”, situado en el faro de Finisterre.