Antes de empezar a hacer tu mochila, es importante establecer un límite de peso para evitar llenarla de “porsiacasos” y cosas innecesarias. Lo ideal es que pese como máximo un 10% de nuestro peso, 6 o 7 kg para las mujeres y 7 u 8 kg para los hombres.

Es muy importante distribuir el peso adecuadamente: coloca los enseres más pesados en la parte de la espalda, el saco de dormir en el fondo para amortiguar y revisa que quede bien equilibrada, sin que esté ladeada.