El vehículo de apoyo está a vuestra disposición durante todo el viaje y podréis utilizarlo en caso de que os lesionéis o no podáis continuar caminando por algún motivo.

Por norma general, el vehículo de apoyo no podrá recogeros en cualquier parte de la ruta, ya que el Camino de Santiago discurre por bosques, pistas forestales y senderos estrechos en los que es difícil el acceso de vehículos, especialmente de autobuses.

Situaremos el vehículo de apoyo a mitad de etapa y os enviaremos su ubicación exacta. Esto significa que en caso de estar lesionado y querer caminar, debes estar seguro de ser capaz de caminar al menos 10 kilómetros.