El servicio de transporte de equipaje por defecto está incluido en todos nuestros viajes y no es necesario solicitarlo. Podrás realizar el Camino de Santiago sin tu equipaje a cuestas con la tranquilidad de que tu maleta estará en tu siguiente alojamiento a tu llegada.

 

Junto con tu credencial recibirás también unas pegatinas, que deberás cubrir con la información que se solicita y pegarla en un lugar visible de tu maleta.

 

Una vez hayas llegado a tu alojamiento, te recomendamos que preguntes en recepción cuál es el lugar habilitado para dejar las maletas. Deberás dejar tu equipaje en el lugar indicado a primera hora de la mañana para que nuestro transportista pase a recogerla. De esta forma, cuando llegues a tu siguiente alojamiento tu equipaje ya estará allí.