Ahora puedes llegar al fin del mundo acompañado de tu fiel amigo de cuatro patas. Hacer el Camino con perro a Finisterre y Muxía puede llegar a convertirse en una aventura increíble.

Un viaje milenario cuya meta es el confín de la tierra, allí donde celtas y romanos veían morir el sol sobre el mar, el Finis Terrae. Déjate atrapar por todo el embrujo de A Costa da Morte: contempla la puesta de sol más bonita del mundo sobre la inmensidad del océano y saborea el final del Camino desde el Santuario de A Virxe da Barca en Muxía, uno de los escenarios más mágicos de toda Galicia.

Te alojarás en acogedores hoteles, casas rurales y hostales en los que tu perro y tú tendréis todas las comodidades necesarias para descansar después de una dura etapa. Incluímos el servicio de transporte de equipaje entre las etapas para ambos, y tendrás opción de contratar traslados privados olvidándote del coche y de las restrictivas medidas que tiene el transporte público para los perros.