La capacidad de tu mochila podrá ser mayor o menor según la duración de tu viaje, las condiciones meteorológicas y la cantidad de cosas que necesites transportar.

 

El tamaño perfecto para los meses de primavera y verano son 45 litros, una capacidad más que suficiente para portar todo lo necesario sin sufrir dolores de espalda.

En invierno la ropa ocupa más espacio y necesitarás una mochila un poco más grande. Para viajes cortos una mochila de 50 litros es perfecta, pero si vas a estar más de 15 días caminando las mochilas de 55 – 60 litros tienen una capacidad idónea para los meses más fríos.