¿Qué me llevo al Camino de Santiago?

mochila

Hemos decidido realizar este Camino, tenemos ilusión y muchas ganas de empezarlo pero no sabemos qué llevarnos. ¿Estamos preparados? ¿Tengo que llevar mucho equipaje? ¿Y si se me olvida algo? Estas y muchas preguntas nos surgen a la hora de preparar nuestra mochila para iniciar esta aventura, quizá sea lo que más quebraderos de cabeza nos traiga.

Probablemente este sea el punto más importante de nuestro camino ya que nos puede hacer más o menos llevadero el viaje. Esta preparación cobra doble importancia por varios motivos, pero los más importantes a tener en cuenta son: en primer lugar tenemos que mentalizarnos que aunque hagamos paradas en pueblos del camino y podamos proveernos de algunos productos o cosas que necesitemos o hayamos olvidado, no en todos los puntos encontraremos comercios. Por ello, es conveniente saber qué llevar, por qué tendríamos que llevarlo y saber realmente qué necesitamos y que no. Esta última pregunta va enfocada principalmente a aquellas personas que decidan iniciar el viaje por cuenta propia y carguen con el equipaje durante todo el camino (tienen que tener en cuenta que cuanto más peso, más costoso será el caminar). Por ello nuestra agencia además oferta el transporte de equipaje de un alojamiento a otro para que no suponga un problema para el peregrino y realice cada etapa lo más cómodo posible preocupándose únicamente por su disfrute.

Acertar con el equipaje nos permitirá tener una mejor experiencia que es en el fondo lo que estamos buscando. Al fin y al cabo, sólo buscamos pasarlo bien,  no pensar, volver de una sola pieza pero sobretodo, vivir una experiencia inolvidable.

A lo largo de este artículo responderemos a todas aquellas preguntas que nos puedan surgir en la preparación del Camino gracias a la experiencia que nuestra agencia ha adquirido tras cada viaje organizado.

¿QUÉ METO EN LA MOCHILA?

Lo primero que debemos hacer es escoger la mochila que  nos acompañará durante el Camino a Santiago. Son muchas las opiniones en cuanto a este tema, pero todo depende del tamaño de la persona así como de su posibilidad física. Por este motivo lo mejor es hacerse una idea de nuestra propia fuerza y el peso que cada uno puede soportar a las espaldas. No obstante, en nuestro blog podrás encontrar toda la información necesaria acerca de este ítem tan necesario, si quieres conocer cuál es la mochila perfecta para el Camino de Santiago haz clic en el enlace.

 

 LO IMPRESCINDIBLE:

Has decidido realizar este tramo del Camino de Santiago, el viaje está organizado pero ahora… ¿Qué meto en mi mochila?

BOTIQUÍN. Debemos subrayar que es fundamental llevar un pequeño botiquín con lo imprescindible. Esto nos ayudará en el caso de que surja alguna molestia física durante el camino o cualquier otro problema de salud. Si ocurriese algo de mayor gravedad, el botiquín nos servirá para frenar el daño hasta que los servicios médicos le atiendan (hay que tener en cuenta que en muchos tramos nos encontraremos en mitad del campo o la montaña y que pueden tardar bastante en llegar a su ubicación). Ante todo la seguridad debe ser lo primero.

CALZADO. Muy importante debemos llevar con nosotros un calzado apropiado para caminar tanto por tramos de tierra, montaña y asfalto. En primer lugar deben ser cómodos para caminar y que tengan algo de rodaje para que no nos causen ningún tipo de problema. En segundo lugar recomendamos un calzado profesional, no nos servirá cualquier zapatilla de deporte. En tercer lugar y por consiguiente nuestro último consejo lo relativo al calzado es llevar unas sandalias para que al final de cada etapa podamos descansar los pies y hacer que respiren. Además nos servirán en caso de hospedarnos en albergues, para las duchas.

ROPA. Depende de la época del año, pero debemos pensar que el tiempo es caprichoso y un día puede que llueva, otro que haga frío y al otro calor. Recomendamos llevar pantalones apropiados, siempre largos. Los de montaña o media montaña son los más apropiados para esta ruta. Son pantalones cómodos, flexibles y resistentes. Aconsejamos además llevar algún pantalón corto, camisetas de manga larga y corta, ropa interior, y alguna sudadera o chaqueta puesto que por la noche suele descender la temperatura. No olvidemos que es probable que nos llueva en alguna etapa, un impermeable imprescindible. Aunque sean muchos días de camino, no aconsejamos llevar mucha ropa. Pero no os preocupéis por si se ensucian y no tenemos más, en albergues u hostales encontraremos lavanderías, o incluso en algún pueblo por el que pasemos.

ASEO. Pese a que parece información innecesaria ya que es automático pensar en esto a la hora de viajar, aconsejamos llevar lo básico para nuestra higiene (desodorante, gel, pasta de dientes y cepillo, e incluso vaselina para los pies).

 

 NO PUEDES OLVIDAR…

En la preparación de la mochila pensaremos principalmente en el equipamiento para realizar cada etapa, pero no podemos olvidarnos de lo más importante a la hora de viajar por si tenemos algún tipo de problema. Necesitarás una serie de elementos de carácter burocrático, como el carnet de identidad o el pasaporte en caso de ser extranjero. Aconsejamos llevar la tarjeta sanitaria y una tarjeta de crédito por cualquier imprevisto que nos pudiese surgir.

Otro documento que deberemos llevar con nosotros si queremos conseguir la ansiada Compostela al llegar al final del camino es la Credencial del Peregrino, la cual sellaremos mínimo dos veces al día desde nuestra partida a la llegada.

Imprescindible contar con el teléfono móvil ya que es el único elemento de comunicación con el que contaremos, de tal suerte que si nos perdemos podremos estar en contacto con la civilización. No obstante, para una mejor experiencia creemos que lo mejor es desconectar de la civilización con el fin de disfrutar plenamente de la naturaleza. Hacer el camino de Santiago para estar todo el día con el WhatsApp no parece una buena idea. No olvides el cargador en casa, de lo contrario tu móvil se convertirá en un trasto inútil que además de ocupar espacio, pesará y te hará menos liviano el recorrido.

 

En todo viaje debemos ser precavidos y aunque nos parezcan cosas obvias para llevar, no está de mal recordarlas a la hora de preparar el equipaje y embarcarnos en esta aventura.

 

RECOMENDABLE PERO NO IMPRESCINDIBLE

Por últimos si queremos ser más precavidos aún y ultimar los detalles del Camino de Santiago, recomendamos ciertos elementos que nos pueden salvar de algún apuro.

Entre ellos podemos destacar varios, pero gracias a nuestra experiencia organizando este viaje y las opiniones de nuestros clientes  indicaremos los más recomendados.

Un bastón, nos ayudará a recorrer las rutas, tanto como punto de apoyo como para el descanso de las piernas.

Una linterna, no nos ocupará mucho espacio y nos podrá resultar muy útil si comenzamos las etapas a horas muy tempranas y el sol, aún no salió. Es recomendable aunque no obligatorio, también nos podemos alumbrar mediante la linterna de nuestro teléfono móvil.

Una rodillera, un elemento que a simple vista nos puede resultar inútil si no tenemos molestias en un comienzo pero que nos puede salvar de más de una etapa puesto que las rodillas sufren mucho impacto en la caminata.

Un brazalete reflectante, que de igual manera nos servirá como la linterna para hacernos visibles si comenzamos las etapas apenas sin luz.

Crema solar, muy recomendable puesto que estaremos expuestos a la luz del día durante todo el recorrido, y aunque pensemos que no nos afectará, es posible que lo lamentemos una vez caiga la noche.

Gafas de sol, a ser posible resistentes por si se nos cayesen y que sean de una calidad buena para proteger nuestros ojos durante nuestra travesía por las montañas.

Un saco de dormir, es un consejo que damos por si somos algo más delicados o pasamos frío en los alojamientos escogidos. Aunque por regla general tanto albergues, pensiones como hostales y hoteles nos abastecerán con sábanas y mantas en nuestra estancia, puede que prefiramos descansar dentro de nuestro saco.

 

Estos son algunos de los elementos que durante muchos viajes organizados hemos considerado que podrían servirnos de ayuda.

SI MI CAMINO NO ES A PIE Y LO REALIZO EN BICI…¿DEBO LLEVAR LO MISMO?

Si hemos decidido coger nuestra bicicleta y embarcarnos en esta aventura quizá se nos planteen más dudas a la hora de preparar la mochila. Efectivamente los consejos para preparar el equipaje que exponemos para hacerlo a pie se pueden aplicar a esta modalidad. Sin embargo, para evitar cualquier problema, no se nos puede olvidar equipar nuestra bicicleta con un equipo por si pinchas y un candado para evitar robos si la dejamos aparcada fuera del alojamiento. Y aunque no imprescindible pero si aconsejable, algunos peregrinos equipan su bicicleta con un timbre con el fin de avisar durante el camino a aquellos que lo realicen a pie para que dejen paso y no haya ningún accidente.

 

Finalmente, si al terminar de meter todo en nuestra mochila, no hemos conseguido un peso que podamos soportar a nuestras espaldas o en la bicicleta, no te preocupes.  Una idea es contratar el Pack mochila de Correos, que gracias a su servicio nos transportará el equipaje desde y hasta el lugar que escojamos.  Si decide realizar el camino mediante nuestra agencia, no tendrá que preocuparse por nada, nosotros nos encargamos de transportar su equipaje etapa tras etapa, de alojamiento en alojamiento, sólo deberá llevar una pequeña mochila con agua y algún tentempié.

 

No olvides el mejor consejo que te podemos dar, y es que nunca cargues más peso del que realmente puedes soportar, ya que no disfrutarás realmente de la experiencia fantástica que es el Camino de Santiago.

Si todavía no sabes que camino elegir te recomendamos echar un vistazo a nuestra página o leer el siguiente artículo: ¿Qué camino de Santiago elegir?

¿Qué me llevo al Camino de Santiago?

4.5 (90%) 6 votes