Los mejores calcetines antiampollas para el Camino de Santiago

calcetines camino de santiago

Creo que no os descubrimos nada si os decimos que los pies sufren mucho en este recorrido. Por ello, nos hemos esforzado especialmente para que conozcáis los mejores consejos a la hora de comprar calcetines antiampollas para el Camino de Santiago.

Un calcetín normal no satisface las necesidades especiales que surgen en recorridos en los que la distancia a caminar es tan grande. Por ejemplo, el Camino Francés completo mide más de 700 kilómetros. Proteger los pies será nuestra principal prioridad si lo que queremos es una experiencia cómoda.

Además, las ampollas son la lesión más común que se produce y una de las más molestas. Elegir bien es, por tanto, algo vital.

 

Los calcetines antiampollas no son mágicos

Uno de los problemas del marketing es que, sin duda, exagera las bondades de lo que se vende. De hecho, el propio nombre (antiaampollas) puede dar la falsa sensación de que este tipo de calcetines impedirán la aparición de esta clase de lesiones, lo cual es falso.

Un calcetín no es una pieza en la que quepa mucho margen de maniobra, por lo que no se pueden esperar milagros de ellos. Los calcetines antiampollas lo que buscan es que sea más difícil que nos salgan ampollas, pero esto no quiere decir que no nos vayan a salir. Saldrán menos, eso sí, pero no hacen magia. Recuérdalo. Seguro que también te interesará: ¿Cuál es el mejor calzado para hacer el camino de Santiago?

Por este motivo, no hay que descuidar las tareas de prevención que, por norma general, son las mismas que se aplican a las zapatillas. La norma básica y pilar fundamental del cuidado del calzado es que nunca estrenes calzado. Estrenar calzado es la forma más sencilla de convertir un viaje de placer en una auténtica tortura. Otra recomendación básica, además de la oxigenación del pie, es no exigir de más a nuestros pies.

No tiene ningún sentido que en una etapa de más de 20 kilómetros (en la que no estamos compitiendo con nadie) no hagamos descansos. Los descansos no son solo buenos a nivel psicológico sino que tienen una especial dimensión en el plano físico.

 

 

Otros consejos para el cuidado de los pies

Pese a que este artículo se centre en los calcetines antiampollas no debemos obviar otros cuidados para los pies, concretamente a la hora de prevenir los esguinces. Quizás sea este el consejo que más hemos repetido en el blog, pero, es que de verdad que es necesario. Ten mucho cuidado en las bajadas, no te descuides, no bajes corriendo, ya que este es el tramo en el que más esguinces se producen.

Sin duda, otro buen consejo es el uso de vaselina en los pies con el fin de evitar las rozaduras. Recuerda que, a diferencia de la rueda de una bici, tus pies no puedes cambiarlos. Por ello, si sufres algún tipo de lesión o magulladura estarás condenando tu experiencia. Si es leve estarás con molestias todo el trayecto, si es grave, directamente, es que no podrás siquiera continuar.

Créeme cuanto te digo que esto da mucha rabia, sobre todo porque en el fondo sabes que con un mínimo de cuidado podría haber evitado la lesión.

 

El material y el diseño de los calcetines

Como es evidente, y a pesar del poco margen de maniobra, los calcetines presentan distintas características que los hacen más propicios para un tipo de recorrido u otro. En el Camino lo mejor es que apuestes por calcetines resistentes, ya que la distancia a recorrer va a ser larga. De hecho, la mayoría de peregrinos apuesta por calcetines en los que la puntera y el talón estén reforzadas (son las partes que más rápido se desgastan). El roce del pie con la zapatilla o con la bota no es nada recomendable.

El calcetín debe ser también transpirable. Esto obedece a una regla muy lógica y es que el sudor en los pies no es que se diga un gran compañero. En primer lugar, porque es una sensación molesta. En segundo lugar, porque el sudor hace que tengamos frío en los pies en invierno y calor en verano.

En lo que se refiere al tejido lo mejor es optar por marcas especializadas en grandes recorridos de montaña. Genéricamente se suele recomendar el tejido Coolmax. No obstante, lo mejor es que te asesore un experto para valorar según tu experiencia que es lo mejor que te viene a ti.

Por último, recuerda evitar los calcetines con costuras, ya que son los grandes responsables de que se originen rozaduras y ampollas innecesarias y que se podrían haber evitado eligiendo otro tipo de calcetines.

 

El último consejo

No estrenes calzado nuevo. Puede parecer que nos pasamos de plastas, pero es que realmente es muy importante. Por ello, cuando te compres los nuevos calcetines úsalos antes para que se adapten mejor a las peculiaridades de tu pie.

 

Seguro que también te interesará:

 

Los mejores calcetines antiampollas para el Camino de Santiago

4.6 (92%) 5 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *