Catedral de Santiago de Compostela

La Catedral de Santiago de Compostela se ha erigido desde la Edad Media como uno de los centros de peregrinación cristiana más representativos de la historia de la humanidad. Las múltiples rutas jacobeas son recorridas cada año por miles de peregrinos que buscan culminar su camino ante esta joya del románico español.

Cada año en el que el 25 de julio (día del Apóstol) coincide en domingo, la Catedral se viste de gala y abre su Puerta Santa para recibir el año Xacobeo.

¿Cuál es la relación del Apóstol Santiago con la Catedral?

Los restos del Apóstol no siempre han descansado en la Catedral de Santiago, de hecho, el sepulcro del Apóstol Santiago es anterior a la construcción de la Catedral. 

Cuenta la leyenda que los discípulos de Santiago, Teodoro y Atanasio, transportaron los restos del Apóstol en una barca de piedra hasta las costas de Galicia, llegando río arriba hasta Iria Flavia (actual Padrón). Tras superar una serie de pruebas impuestas por la reina Lupa, esta les concedió el permiso para enterrar a Santiago en Campus Stellae, actual Santiago de Compostela. Posteriormente, Teodoro y Atanasio fueron enterrados con Santiago y allí permaneció el sepulcro de los tres, cayendo en el olvido, hasta ser encontrado por el ermitaño Pelayo en el siglo VIII. Pelayo informó del descubrimiento al obispo Teodomiro, el cual no tuvo duda de que se trataba de los restos del Apóstol. Entonces, Teodomiro se apresuró a viajar a Oviedo para informar al rey Alfonso II el Casto del hallazgo. Este hecho supuso la creación de la primera capilla de peregrinación a Santiago (de estilo prerrománico), mandada construir por el rey Alfonso II, que siglos más tarde, se convertiría en la actual Catedral de Santiago de Compostela.

Catedral de Santiago

“Según la leyenda, el sepulcro de Santiago se ubicaba concretamente en la fuente conservada en la rúa do Franco, a escasos 100 metros de la actual Catedral. Una vez descubiertos los restos, fueron trasladados a la capilla mandada construir por Alfonso II”.

Posteriormente, con el auge de las peregrinaciones a Santiago de Compostela, se hizo necesario aumentar el tamaño de la antigua capilla. La ampliación se realizó bajo el mandato de Alfonso III. Lamentablemente, esta reestructuración de la iglesia fue destruida a manos de las tropas musulmanas que arrasaron Santiago de Compostela en el siglo X, dirigidas por Almanzor. 

Por suerte, el sepulcro original se salvó de la destrucción, permitiendo que miles de fieles pudieran seguir venerándolo. Es en este momento, cuando se inicia la construcción de la actual catedral de Santiago (1075), el paradigma del estilo románico en nuestro país. 

El entorno de la Catedral

La Catedral de Santiago se encuentra ubicada en el casco histórico de la ciudad. Se halla rodeada por cuatro plazas, que constituyen las cuatro puertas de acceso al edificio: Plaza del Obradoiro, Plaza de Platerías, Plaza de la Quintana y Plaza de Azabacherías.

Catedral entorno

La Plaza del Obradoiro representa los cuatros símbolos de poder de la ciudad: la Catedral al este, el símbolo del poder religioso; al oeste el Pazo de Raxoi, símbolo del poder civil; al norte, el hostal de los Reyes Católicos, símbolo de la monarquía y de la hospitalidad a los peregrinos; y finalmente al sur, el Colegio de San Xerome, en representación de la Universidad. 

Conoce la Catedral de Santiago a fondo

El exterior 

Como hemos mencionado antes, la Catedral de Santiago constituye el paradigma de los templos románicos en España. Presenta una planta de cruz latina, nítidamente observable sobre el plano y las fotografías aéreas.

La fachada que da acceso al templo desde el Obradoiro, es la entrada principal. Esta fachada se realizó posteriormente, en el siglo XVII, por el arquitecto Casas Novoa en estilo barroco. Constituye la imagen más representativa de la Catedral.

La fachada de Platerías es la única portada románica que se conserva del templo, ya que el Pórtico de la Gloria pertenece ya a los primeros momentos del gótico. “Platerías”, debe su nombre a la labor de los plateros, los cuales realizaban antiguamente sus trabajos en esa plaza.

La fachada de Azabacherías, antes conocida como puerta francígena, constituye el acceso al norte del edificio. Fue desmontada y reconstruida en el siglo XVII, conservándose muchas de sus piezas originales en otros espacios de la catedral.

La Quintana custodia la Puerta Santa y es el hogar de multitud de eventos culturales celebrados en el casco histórico. Su acústica y entorno son de película.

Por último, cabe señalar que es posible realizar una visita por las cubiertas de la Catedral, reservando el tour con antelación. Las vistas son simplemente espectaculares.

El interior

Su interior se divide en tres naves atravesadas por el brazo del transepto a la altura del crucero. Sobre el crucero se abre una inmensa cúpula que ilumina la estancia. Tras el altar, la Catedral dispone de una girola rodeada de pequeñas capillas absidiales. La nave central es la recorrida por el emblemático botafumeiro. Sobre las naves laterales, se encuentra la tribuna.

Como es propio de las construcciones románicas, sus bóvedas son de cañón y los arcos sobre las que se prolongan longitudinalmente, descansan sobre pilastras con columnas adosadas, las cuales presentan decoración de motivos vegetales y figurados en sus capiteles. 

Catedral de santiago interior

En el altar mayor, destaca la imagen de Santiago peregrino, instalada en un espectacular baldaquino labrado con elementos figurativos celestiales, como pequeños ángeles, y presidido por una escultura ecuestre del mismísimo Apóstol. Bajo el altar mayor se halla la cripta que guarda los restos de Santiago y de sus discípulos Teodoro y Atanasio. Este es el lugar más santo de toda la Catedral.

Por último, quizá la construcción más emblemática de la Catedral, es el Pórtico de la Gloria, ubicado en la fachada del Obradoiro, oculto tras la fachada barroca de Casas Novoa. Es por este motivo, que lo comentamos como un elemento interior de la Catedral. Bajo el Pórtico de la Gloria, existe otra cripta, cuya bóveda de crucería es probablemente la primera de su tipo en construirse en España. En el centro de la cripta, destaca la columna que supone la prolongación del parteluz del Pórtico de la Gloria, lugar donde se ubica la escultura sedente del Apóstol. Cabe señalar que el Pórtico de la Gloria ha sido restaurado recientemente, devolviendo al conjunto su policromía original.

En las dependencias de la Catedral, encontramos también el claustro, datado del siglo XVI y el Museo Catedralicio.

Visita la Catedral de Santiago

Estaremos encantados de ayudarte a planificar tu camino y asesorarte en tu visita a la Catedral. ¡Ultreia!