La plaza del Obradoiro, kilómetro 0 del Camino de Santiago, esconde tras su imponente fachada barroca esta joya románica: el Pórtico de la Gloria. Obra cumbre del románico europeo, la portada oeste original de la catedral ha sido testigo de la entrada de peregrinos durante más de ocho siglos. Aunque posteriormente protegida por la actual fachada, esto no impidió su paulatino deterioro: humedades, suciedad e intervenciones poco apropiadas deslucían la portada. Desgranemos qué es, en qué consistió su restauración y cómo se presenta el futuro.

Conociendo el Pórtico de la Gloria

El Pórtico, estructura arquitectónica compuesta por tres arcos y acompañada de un prolijo conjunto escultórico, era el acceso oeste original de la Catedral de Santiago. Así fue desde su finalización a principios del siglo XIII hasta la construcción de la actual fachada del Obradoiro en el siglo XVIII, imagen más conocida de la catedral (y las monedas de céntimo) y símbolo de la finalización del Camino de Santiago.

la entrada del Pórtico de la Gloria